Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

viernes, 18 de agosto de 2017

Muertes por aquí, asesinatos por allí, todo muy descompuesto porque somos muy civilizados




Pedro Echeverría V.

 

1. Puta, si esta es la civilización, paren el motor, yo aquí bajo. Prefiero a mi pueblito, a mi aldea y trabajar como pueda la tierra; no puedo poner en riesgo a mi gente, a mi familia, en medio de estas ciudades que son peor que cualquier jungla. En mi pueblo, por falta de empleo, te matan de hambre, pero es lento; en la civilización te asesinan con asaltos, secuestros, atentados, todos los días. Primero fueron los atentados de París, luego de Londres, de Bruselas y ahora de España. ¿Quiénes siguen? ¿Cuántos países y gobiernos están en la lista en esta batalla que parece entra Oriente y Occidente?

 

2. Se acaba de publicar desde Barcelona que mientras el operativo policial sigue abierto y sigue la conmoción y el duelo en Cataluña y en España, en los hospitales donde han sido atendidas las víctimas se informó de las últimas novedades: el número de muertos aumentó a 14, tras el fallecimiento de una mujer que fue degollada con un arma blanca en el municipio de Cambrils, en Tarragona, y el número de heridos ya supera las 130 personas, de los cuales 17 se encuentran en estado crítico y mantienen una batalla entre la vida y la muerte.

 

3. Siempre se culpa a los terroristas, a los comunistas, incluso se publica que ellos mismos reconocen haber hecho los atentados para justificar miles de bombardeos aéreos. Antes se culpaba de todo a los comunistas y anarquistas, hoy si no se culpa a los etarras, a los vascos, a los fedayines, a los seguidores de Hussein o a los de Bin Laden; ahora se persigue a los del yihadistas o del ISI. Hemos sido tan tontos, dependientes de los medios de información, que lo que nos digan les creemos. Por ello he llamado a los inteligentes, a quienes comprenden, que sean contrainformadores.

 

4. También la confrontación de Oriente y Occidente es una manifestación de la lucha de clases, aunque lo repita mil un veces como si fuera un dogma. Sólo veo países europeos que han explotado, saqueado, sometido durante más de un siglo a países africanos y Medio Oriente que ahora en forma desesperada piden auxilio para poder vivir en paz. Sólo encuentro a países que en el mundo han recibido beneficios, que viven de manera confortable, que niegan ese auxilio a los seres humanos que les ruegan después de cruzar aventureramente en barcas o a nado el Mar Mediterráneo.

 

5. Así que esos llamados atentados, si no son realizados por los mismos europeos y yanquis –como lo han hecho muchas veces como provocación- para justificar bombardeos posteriores; si al contrario, los hacen realmente los islamistas, porque ya están cansados de bombardeos e invasiones, pues yo también los haría si estoy hasta la madre de sufrirlos contra mi pueblo y me familia. Así que hoy le tocó a España y al gobierno conservador de Rajoy. Es posible que otros gobiernos –por estar apoyando a los EEUU y demás imperialistas- estén en la lista. Ni modo: Ojo por ojo... (18/VIII/17)

 

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

México ayudó a la conciencia de los maestros de Perú, ahora éstos ayudarán con su ejemplo


Pedro Echeverría V.

 

1. Las grandes batallas en las calles y plazas de México del medio millón de maestros de la Coordinadora (la CNTE) durante tres años impulsó las luchas actuales, particularmente de los profesores del Perú cuyas demandas y manifestaciones son idénticas porque el trabajo en la escuela y la cerrazón del gobierno son iguales. Ha habido también una estrecha relación entre maestros de aquí y de allá, así como las malditas autoridades de los dos países cuentan con asesorías bien pagadas de los EEUU y otros países.

 

2. Y no puede ser de otra manera porque todo, como nos enseñó Marx, es lucha entre clases sociales: los trabajadores que buscan evitar ser explotados y oprimidos, por un lado; y los gobiernos y empresarios opresores y represores, por otro. Todos los trabajadores del mundo coincidimos en nuestros problemas de pobreza, miseria y necesidades y debemos unirnos; los ricos millonarios –buscando saquear y acumular riquezas- buscan someter a los trabajadores, a los pueblos para exprimirlos. Son intereses antagónicos.

 

3. Los profesores del Perú llevan dos meses en huelga, pero hay un buen apoyo. En la Plaza San Martín no solo se encuentran maestros de Huancavelica, Junín, Puno, Apurímac, Lima y Amazonas. Estudiantes y padres de familia, aunque en un número menor, se han unido a la protesta. Los policías, en cambio, aguardan vigilantes en cada esquina del lugar. Pareciera que hablamos de México donde padres de familia y estudiantes nos brindaron su apoyo al mismo tiempo que soldados del ejército –disfrazados de policía- nos vigilaban.

 

4. La ministra Martens y el presidente Kuczynski actúan como verdaderos represores fascistas porque han inventado que los maestros izquierdistas son terroristas al estar en contacto con el grupo Sendero Luminoso (una organización revolucionaria maoísta, cuyo principal dirigente, el presidente Gonzalo, lleva muchos años en la cárcel) No les resuelven a los maestros sus demandas salariales y buscan imponerles, como aquí, unas pruebas que repudian los maestros. ¿No significan las famosas pruebas un pretexto para eliminar a los maestros rebeldes como en México?

 

5. En México, al mismo tiempo que seguimos con atención esas grandes batallas que libran nuestros hermanos del Perú, les comunicamos que estamos listos los profesores mexicanos para reiniciar nuestras luchas que profundizaremos en este año electoral (también de "Hidalgo" por aquello de "hay que llevarse algo") en el que la clase dominante se enloquece buscando acomodamientos. Por ello desde México buscamos inyectarles más ánimos a los mucho que tienen. Sabemos que de 360.000 maestros -más de 238,000- el 60% aún no vuelve a clases. ¡Viva la gran huelga de los maestros peruanos! (18/VIII/17)

 

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

Omitir, negar y evitar, la troika de la manipulación


La pupila insomne

Pedro Monreal (desde ahora PM), se embarca en un fatigoso inventario cronológico de artículos publicados en el blog La Pupila Insomne con el peregrino objetivo de atribuirles la invención y uso del término centrismo a los autores de los textos que han abordado un fenómeno político e ideológico que existe sustantivamente. Se supone, por lo tanto, que el autor no pretenda negar la existencia en sí misma de los posicionamientos que se denominan del centro político. Pero si no lo niega, entonces dedicar esfuerzos a la arqueología de su uso local-insular es un ejercicio poco menos que inútil. Porque como advierte Enrique Ubieta el asunto de su nominación es irrelevante si no fuera porque necesitamos conceptuar las ideas.
Al referirse a la selección de esos artículos, (la “antología”, como la entrecomilla PM, y no se puede afirmar si para enfrentar al lector a una cita o es un intento de descrédito), aclara que no utiliza el término panfleto con una intención peyorativa, sino sólo para identificar un tipo de “literatura de combate”. Sin embargo, cuando un propósito subyacente pretende ocultarse con una advertencia inicial, casi siempre resulta una confesión adelantada, y por ello después el subconsciente termina revelando lo que niega: PM no puede evitar el desliz de un juicio peyorativo al suponer que la reunión de esos textos pretende darle un “cariz intelectual”. No hace mucho el mismo PM le señalaba a un polemista, que sus opiniones no eran dignas de tenerse en cuenta porque su nombre no aparecía registrado en respetables índices académicos. Uno se pregunta para qué sirve la ardorosa defensa de la democracia que hacen esos que después le niegan la palabra y el juicio a quienes no consideran a su altura intelectual. Es un método dogmático, que acaba de repetir el cantante Miguel Bosé para dar ventaja al fascista Leopóldo López sobre el “chofer de bus” Nicolás Maduro.
Si ya cualquiera sabe que no hablamos en “prosa”, como creía aquel célebre personaje de Moliere, sin embargo hay quien se reserva una estatura intelectual inalcanzable para los meros combatientes en el campo de las ideas. Cierto onanismo académico no aspira a que su sapiencia tenga como receptor final y más importante al hombre común, y que este tenga la necesidad y el derecho de opinar sobre el resultado de sus propuestas, fruto de la injusta división del trabajo en virtud del cual unos disponen y disfrutan del ocio creador, mientras otros crean la riqueza que se lo permite. Quizás escriben para los papers y los currículos académicos. En todo caso debemos recordar que la nobleza obliga.
Y al no obedecer esa vieja sabiduría, el intento desacreditador le resulta fatal a PM. Veamos qué omite, qué niega y qué evita.
En ningún momento abandona su inventario estadístico para exponer argumentos que demuestren que los autores de la antología destilan el “veneno impreso” que le atribuye a los “panfletos”. Es decir, no argumenta si las propuestas y las ideas de los autores que se discuten en esa recopilación, adoptan o no posiciones políticas e ideológicas de centro, y por lo tanto en qué se equivocan los “panfletistas” de la antología. Quizás eso bastaba en lugar del intento de desdorar a otros desde la superior poltrona de un estadístico académico, que revela en su sospecha de que esa selección pretendía darle un cariz intelectual. PM no se atreve a revelar claramente su juicio peyorativo, que se adelanta a negar al principio, quizás porque lo que se insinúa es más sugerente, y venenoso que lo que se declara. Por fortuna la “antología” no hace uso de esas artes de la mala polémica sino del lenguaje alto y claro que tanto molesta a los moderados que desean persuadir al capitalismo.
Así, vemos que en lugar de un elemental ejercicio argumentativo, PM sólo hace un arduo ejercicio cronológico con la esperanza de apuntalar los dos sustantivos que adornan su título: la invención y la ausencia. La existencia de las políticas e ideologías centristas, o úsese el término que se quiera, en todo caso no es una invención de nadie ni nace en la fecha que compila. Como cualquier fenómeno político-social que previamente exista, fue más bien un descubrimiento, y de más vieja data que la fecha de génesis que PM fija, porque apareció hace mucho como práctica en el escenario político mundial, de manera que excede los límites insulares. A no ser que PM quiera ajustarse sólo al término “centrista” entre nosotros, lo que resultaría más que baladí, y no a la sustancia objetiva de ese posicionamiento político, ampliamente analizado por investigadores y analistas de distintas geografías. Pero un texto que debe ser breve no puede rastrear esa historia. En su lugar debemos subrayar que PM, si se quiere limitar al ámbito cubano, olvida, o no conoce, que el uso del término objeto de sus desvelos salta a la palestra de los debates en un momento anterior a su inquietante aparición en el blog que él antologa. Es la omisión que comete, la brecha que deja en su cuidadosa cronología, y a la que nos vamos a referir en un momento.
Antes digamos que el camino más eficaz para demostrar esa falta de un prestigioso “barniz” intelectual en los textos de la “antología” sobre el centrismo, podría ser dar él mismo un ejemplo intelectual a los que acusa de panfletarios, y no tratar de negar la íntima relación que tiene toda la obra y la acción de Fernando Martínez Heredia con la ideología comunista, y por ende anticentrista, en cualquiera de los matices o metamorfosis de ese posicionamiento, y desde la base meridianamente marxista, comunista y revolucionaria de nuestro pensador. No creemos que PM haya tratado de demostrar lo contrario, sólo basado en que el autor de Las ideas y la batalla del Che, En el horno de los 90, o El corrimiento hacia el rojo, no usó la palabra centrismo en la respuesta de la entrevista que cita, o cualquiera de sus posibles variantes o sinónimos. No sería de esperar que quien nos recuerda que un panfleto es un veneno impreso, a su vez administre la pócima de tan débil argumento. Entre otras muchas razones que no son del caso, debemos tener en cuenta que Fernando Martínez Heredia nunca optó por enviar sus textos a determinadas plataformas y sí, y varias veces, a La Pupila Insomne, lo cual es ya toda una toma de posición. Pero lo importante es que la obra completa de Fernando es un mentís rotundo a la pertinencia de cualquier matiz centrista que nos proponga un socialismo que diluya las contradicciones fundamentales, llame a moderar la política, a persuadir al Capital, a suavizar su salvajismo intrínseco, e intentar en Cuba otra que no sea socialismo, temas sobre los que debiera disertar PM en vez de inventar una impostura.
Eso basta para refutar el buen intento de PM de separar a Fernando de un posicionamiento en la polémica que legítimamente subyace, como sólida refutación, en toda su obra. Pero si de sutilezas se trata y nos fijamos sólo en la entrevista a que se limita PM para estimular su propia inventiva, obsérvese que a la pregunta de la periodista: “Fernando, usted mismo ha alertado de la existencia en Cuba de un nacionalismo de derecha, que está en contra del bloqueo pero también implícita o explícitamente en contra de la Revolución, invocando posturas centristas.”, el entrevistado inicia su respuesta con una conjuntiva que enlaza y acepta la idea anterior en la propuesta de la periodista: Y un nacionalismo de derecha incluso que tiene una acumulación cultural a la cual referirse”. Pero ese argumento no es ni necesario. La no participación de Fernando en el “laboratorio de ideas” es una prueba más que elocuente del significado de su silencio y la opción de su medio para publicar algunos de sus textos.
Pero he aquí que tenemos una sorpresa final: el oficiante del inventario comete una omisión en su meticulosa lista de textos anticentristas, y aunque menciona a Emilio Ichikawa en la supuesta saga del uso del término (lo que tiene como fin deslizar uno de esos “venenos impresos” al sugerir que la opción D del filósofo cubano le impondría una dificultad a La Pupila), sin embargo excluye con cuidado un antecedente en la fatigosa armadura del árbol genealógico isleño del dichoso calificativo que tantas ronchas levanta: y es que fue precisamente uno de los direcivos de la plataforma donde anidan varios textos centristas y otros contra bolivarianos, en dulce maridaje pluralista, esos, los supuestos opositores al capitalismo, pero también ariscos al comunismo, quien -inauguralmente y bastante antes de que en La pupila insomne se mencionaran los términos “centro” o “centrista”- en una entrevista aventuró que en la sociedad cubana se estaba verificando “un corrimiento al centro”. La afirmación se encuentra en una entrevista a Elaine Díaz en Global Voices, donde el entrevistado declara que: “Si algo ha tipificado los últimos 10 años, es un corrimiento “al centro” en un conjunto importante de actores sociales y políticos, dentro y fuera de la Isla”.
Apuntemos, de paso y como quien no quiere la cosa, que más adelante, el entrevistado parece no apoyar, “la transición cubana” que “está codificada en las leyes norteamericanas”, y uno se hunde en la confusión cuando su otro compañero de ruta, y director del laboratorio CP, en otra entrevista declara estar a favor de un cambio de régimen, change y régimen que nunca caracterizan con claridad, sino con ese lenguaje resbalante e inapresable que habla de consensos y pluralidades fraguadas en simposios foráneos. No es el capitalismo, dixit, no es el modelo del estado socialista cubano, proclaman y, entonces, ¿qué es?. Pues eso que está allí, en esa zona política difusa adonde se llega si hay un corrimiento al supuesto centro inexistente, porque tanto los senderos de la centroizquierda como los de la centroderecha llegan a la misma meta. Recomiendo a nuestros lectores la lectura y el estudio cuidadoso de Las disyuntivas de la izquierda en América Latina, del economista argentino Claudio Katz que hace un sustancioso estudio de este tema y muchos otros afines. Siempre es necesario tener a mano un buen antídoto para ciertos brebajes y para detectar las OTI de nuevo tipo.
¿Qué intentó generalizar aquella opinión omitida ahora tendenciosamente por PM en el recuento histórico de la aparición de un significante del que evita discutir su significado?¿Qué se quiso atribuir a toda, o casi a toda una sociedad, con una festinada generalización que no matizaba ni entraba en ninguna otra consideración? Revelaba algo que les pertenecía, es decir, que ese “corrimiento” se estaba manifestando muy señaladamente en un conjunto de autores de un círculo bien acotado y desde una plataforma bien específica, mientras se deseaba presentar como una tendencia predominante en el pensamiento social cubano. ¿Lo olvidó PM, no lo leyó, o es que “corrimiento al centro” y “centrismo” no tienen ningún parentesco etimológico? No me desgasto en desmnentir al inaugurador de esa expresión “corrimiento al centro”, los más de siete millones de cubanos de cubanos que suscribieron con su firma, nombre y carnet de identidad el concepto de Revolución fidelista, luego de repetir “yo soy Fidel” por toda Cuba lo hacen innecesario.
Por último, una aclaración pertinente: creo que ninguno de los “panfletistas” antologados (y en lo que atañe a este comentarista a mucha honra, si sus convicciones no tienen ninguna tangencia con las de PM, ni con determinados autores de Cuba Posible, y ojalá sí algunas con las de Fernando, o a ello al menos aspira) tiene como principio de su actividad polémica una oposición contra la “normalización” iniciada por Obama. Creer eso puede ser confusión de algunos, e intento consciente de dividir en otros, haciendo una campaña contra las “etiquetas”, mientras diluyen y debilitan sus argumentos echando mano a lo que dicen repudiar, con otras etiquetas muy caras a las propagandas anticomunistas de todos los tiempos: oficialistas, extremistas, izquierdistas radicales, stalinistas, ortodoxos, etc. Lo que nos diferencia y opone en la valoración de ese proceso, es su utilización para propiciar los objetivos obamianos de hacer una “transición pacífica” que no es otra cosa, aunque lo oculten con ardides de academia, que llevar a Cuba al capitalismo, suavemente, “suavemente nena”, como lo musicó Iroel al comentar una entrevista a Arturo López Levy, mediante la “moderación”, mimetizados en una supuesta izquierda, o desde la real y franca derecha que se dice socialdemócrata, a la vez que opina que el capitalismo no siempre es salvaje y se le debe persuadir.
Opino que si en La Pupila no se citó la famosa opción D de Emilio Eichikawa (“Defensores del régimen político y críticos de la normalización de las relaciones Cuba-EEUU, sería el izquierdismo radical, nostálgicos del fidelismo, etc.”).es porque sencillamente el tema era otro, y no habría ninguna suspicacia elusiva en ello, pues resulta evidente que los que publican en ese blog no ocultan nada y son defensores claros del gobierno, el partido y el proyecto socialista cubanos y, si quieren, del “régimen socialista”, pues el término también tiene significados ajenos a la propaganda de la derecha y de sus intelectuales orgánicos. Lo que nos diferencia en la crítica es la intencionalidad del discurso crítico. Y también pueden ser críticos de la normalización, si eso no se tuerce para interpretar oposición extremista, sino examen y ejercicio del criterio como hizo Martínez Heredia en la citada entrevista al decir “pensar que, porque Obama viene a Cuba, la situación material de una parte grande de los cubanos va a mejorar (…) supone una tremendísima confusión”; y, sobre todo, no sienten ninguna nostalgia por una presencia que sigue viva entre nosotros y afirmara “no necesitamos que el imperio nos regale nada”. Crítico es también Raúl cuando en su más reciente discurso ante la Asamblea Nacional declaró: “El presidente Obama terminó su mandato y se mantuvo el bloqueo, la Base Naval en Guantánamo y la política de cambio de régimen”. La ponzoñosa sugerencia de que se evitó la taxonomía de Ichikawa se parece mucho más a las “sutilezas” de los malos panfletos que en su aparente objetividad, “combaten” pero omitiendo lo que no les conviene, negando lo evidente y evitando lo medular.
Hablando de omisiones, aprovecho esta réplica para preguntar por qué si se tomó PM el trabajo de dedicar un artículo a refutar el comentario de un forista en La pupila insomne, no ha respondido las interrogantes de otro identificado como Aldo Cabrera, quien dijo lo siguiente :
“Es posible tener discrepancias con politicas de revolucion cubana pero no es correcto participar en la divulgacion de posiciones al servicio de la ley Helms-Burton, con dinero de la ley Helms-Burton para servir a sus intereses. Nada se puede tener contra el uso de las estadisticas pero el Doctor Pedro Monreal de Cuba Posible cuando participaba en el encuentro para una nueva constitucion cubana organizado para el profesor Rafael Rojas en Mexico, a nombre del Centro de estudios constitucionales iberoamericanos con 60 mil dolares para distribuir entre sus participantes, incluyendo los directores de la Fundacion de los derechos humanos en Cuba (pantalla de la Fundacion Nacional Cubano Americana encabezada por Juan Antonio Blanco y Marlene Azor) tiene que enfrentar el dato de que estaba participando en una actividad anticubana. ¿Qué dijo Monreal allí que no se pudiese leer en ningun lado? ¿Por que la National Endowment for Democracy, la USAID y la Fundacion Nacional Cubano-Americana están auspiciando ese evento en México para como reformar la constitucion cubana sin ningun reporte publicado?”.

Lula sale en caravana por Brasil



Emir Sader
Desde la fundación del PT Lula inauguró una modalidad típica de circular por el país: hacer caravanas, donde llega a lugares nunca mencionados en los medios, habla con gente cuya voz nunca ha sido escuchada, les hace llegar su palabra. Fue así como Lula sorprendió en las campañas electorales, cuando tenía muy poco tiempo para hablar en los medios.
Ahora Lula retoma las caravanas. Empieza por el noroeste de Brasil, de donde salió, chico todavía, con su madre y sus hermanos, huyendo de la sequía. Hace un viaje de 20 días, por 28 ciudades de las nueve provincias de la región, en autobús. Empieza por Bahía, pasa por el interior de la provincia y por Salvador, la ciudad más lulista del país, la más negra también.
Cruza el río San Francisco en barco, pasa por las provincias de Sergipe, Alagoas, Pernambuco, Paraiba, Río Grande del Norte, Ceará, Piaui y termina esa primera caravana en Maranhão. Visita ciudades muy conocidas como Salvador, Recife, Fortaleza, así como otras poco conocidas incluso en Brasil, como Cruz das Almas, Estancia, Lagarto, Nossa Senhora da Gloria, Penedo, Arapiraca, entre tantas otras. De las nueve provincias de la región, apenas un gobernador no apoya a Lula, todos los otros lo recibirán en sus provincias. En varias ciudades habrá ceremonias de adhesión colectiva de líderes sindicales, estudiantiles, de mujeres de negro, de jóvenes, al PT.
Es la región que más se ha trasformado a lo largo de los gobiernos del PT, porque siempre fue la más pobre, las más excluida. No por casualidad es aquella región que, antes era el feudo controlado por la derecha, se ha vuelto la zona donde Lula y Dilma tienen el más alto nivel de votación. En la elección presidencial de 2014, la derecha ha ganado con gran ventaja en el centro sur del país, pero Dilma ha tenido siempre más de 70 por ciento en todas las provincias del noroeste brasileño, lo cual le permitió salir victoriosa.
Lula empieza el viaje en el momento en que nueva encuesta confirma su favoritismo para las elecciones presidenciales de 2018, siempre el alza, así como que el único adversario que tiene hoy en Bolsonaro, candidato de la extrema derecha. La misma Marina Silva, que mantenía cierto nivel de apoyo, ahora baja a 3 por ciento. Su supuesta tercera vía se ha desgastado con el apoyo a Aecio Neves en la segunda vuelta de 2014, asi como con su apoyo al golpe en contra de Dilma.
La caravana sale como forma de empezar una precampaña presidencial, anticipando la campaña de 2018, como forma de pelear por la garantía de que las elecciones se van a dar y que Lula podrá ser candidato. En este momento Lula está condenado en primera instancia, aún sin ninguna prueba en contra suya, aguardando juicio en segunda instancia, que podrá confirmar o no esa sentencia. Un juicio que a lo mejor se dará solamente en julio o agosto de 2019. Lula se aprovecha de ese tiempo para consolidar el apoyo popular e implantar el clima de campaña electoral, de forma que se vuelva insostenible que un líder con el apoyo que él tiene, sea impedido de ser candidato. Aún si condenado en segunda instancia, Lula tiene la posibilidad de presentar recurso al Supremo Tribunal Federal.
Son dos carrreras paralelas: la de los procesos – son 6 en total en contra de Lula– y la de las caravanas. Así que cuando termine esta primera, una semana después, Lula se presentará de nuevo a deponer en Curitiba, el día 13 de septiembre.
Esta es la primera de una serie de caravanas que Lula tiene planeada por todo Brasil. El sábado pasado, en el cierre del Congreso de la CUT (Central Única de Trabajadores) de Río de Janeiro, en la cuadra de la Escuela de Samba Imperio Serrano, Lula se comprometió a hacer una caravana por la Bajada Fluminense, la periferia más popular de Río de Janeiro, así como ya había mencionado que hará otra caravana por las provincias del centro sur de Brasil.
Después de haber ido con Lula a la inauguración de la trasposición del río San Francisco, en la región mas árida del noroeste de Brasil, en Paraiba, tengo de nuevo el privilegio de volver al noroeste y participar de esta caravana. Será políticamente decisiva la caravana, pero a la vez, emocionante, por la identificación popular con Lula.
El viaje es parte del proyecto del PT de discusión y elaboración de un programa de reconstrucción nacional del país, después de los efectos económicos, sociales y políticos brutales de las acciones del gobierno de Temer. El día 6 de septiembre, cuando Lula retorne de ese viaje, el país ya no será el mismo, bajo el impacto de la caravana.
Los medios ya se ponen muy nerviosos, la comparan con la larga marcha de Mao o con la guerrilla de Fidel, aunque no sea de característica totalmente distinta. Lula juega su fuerza distintiva, para fortalecer aún más su imagen y confrontar a los que les gustaría verlo fuera de la vida política y de la memoria de los brasileños.

La guerra de Macri contra el pueblo mapuche



Raúl Zibechi
Esta es la nueva Campaña del Desierto, pero no con la espada sino con la educación, dijo Esteban Bullrich, entonces ministro de Educación y Deportes al inaugurar un hospital-escuela en septiembre del año pasado (goo.gl/JxD7Wl). Más allá de la brutalidad de las palabras del actual candidato a senador que compitió con Cristina Fernández en la provincia de Buenos Aires, la frase desnuda lo que piensan los de arriba de los pueblos originarios.
La Campaña o Conquista del Desierto fue un genocidio perpetrado por el Estado argentino entre 1878 y 1885, cuando arrebató grandes extensiones de territorio a los pueblos mapuche, ranquel y tehuelche. Los indígenas derrotados por las fuerzas comandadas por Julio Argentino Roca fueron deportados por la fuerza a campos de concentración, exhibidos en museos o trasladados para servir como mano de obra forzada.
El objetivo de fondo, ese que no se puede expresar en público pero es la fuerza motriz oscura de las acciones, fue la expropiación de sus territorios para incorporar tierras al mercado y expandir la república en zonas que, antes y ahora, son consideradas como desierto, porque son espacios poco fértiles para la acumulación de capital.
Los Bullrich (el candidato macrista y su tía Patricia, actual ministra de Seguridad) forman parte de una distinguida familia de la oligarquía argentina, que jugó un papel directo en la Campaña del Desierto.
El historiador Osvaldo Bayer mostró, con base en documentos de la Sociedad Rural, que entre 1876 y 1903 se otorgaron casi 42 millones de hectáreas a mil 800 familiares y empresarios amigos del presidente Roca. Algunas familias, como la del ex ministro de Economía de la última dictadura, Martínez de Hoz, obtuvieron gratis 2.5 millones de hectáreas.
Según un informe de la BBC, una buena parte de esas tierras pertenecen actualmente a Benetton, que posee casi un millón de hectáreas, siendo uno de los principales dueños de la Patagonia, en conflicto permanente con las comunidades mapuche, ya que la multinacional ocupa parte de sus territorios ancestrales (goo.gl/73JZTy).
El extractivismo es la continuación de la Campaña del Desierto. Según el periodista Darío Aranda, de los 40 proyectos mineros en estudios (en 2003), se avanzó hasta 800 proyectos (en 2015); de 12 millones de hectáreas con soya transgénica se pasó a 22 millones en el mismo periodo. Amnistía Internacional contabilizó un piso de 250 casos conflictivos, entre los que detectó un punto en común: detrás siempre hay empresas (agropecuarias, petroleras y mineras, entre otras) que actúan en complicidad, por acción u omisión, de los gobiernos (goo.gl/71ckCG).
Los medios hacen un trabajo sucio al vincular a los mapuche a las FARC, a grupos kurdos y a ETA, sin prueba alguna, sólo apoyados en declaraciones del gobernador de Chubut, al servicio del avance de la frontera extractiva. La ministra de Seguridad, Bullrich, dio un paso más al señalar que los mapuches son un problema para la seguridad nacional y acusarlos de terroristas, a la vez que asegura que enarbolan un proyecto secesionista.
No vamos a permitir una república autónoma y mapuche en el medio de la Argentina. Esa es la lógica que están planteando, el desconocimiento del Estado argentino, la lógica anarquista, dice quien en los setenta militaba en el entorno de la organización armada Montoneros (goo.gl/yp2hfU).
Detrás de todo este cacareo hay una realidad que es la que realmente molesta: en los últimos 15 años, luego de agotar la instancia administrativa y judicial, el pueblo mapuche recuperó 250 mil hectáreas que estaban en manos de grandes terratenientes, asegura Aranda. O sea, pese a la represión, la criminalización y la difamación, los mapuche están ganando.
El conflicto del Estado con la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia, en la localidad de Cushamen, provincia de Chubut, se intensificó en 2015 a raíz de la represión y criminalización de sus líderes. El lonko Facundo Jones Huala, autoridad mapuche de la comunidad, fue detenido el 28 de junio de este año, el mismo día en que se reunieron los presidentes Mauricio Macri y Michelle Bachelet, acusado por los gobiernos de terrorismo, incendios, robos, amenazas e, incluso, haberle declarado la guerra a Chile y Argentina (goo.gl/1khbBy).
El primero de agosto efectivos de la Gendarmería Nacional allanaron y quemaron instalaciones de la comunidad. En el marco de la represión desapareció el activista solidario Santiago Maldonado, cuando no pudo cruzar un río junto a sus compañeros perseguidos por los policías. Hasta ahora nada se sabe de su paradero, el gobierno se niega a responder mientras arrecian las marchas y concentraciones exigiendo su aparición con vida.
Hay tres hechos que desesperan a los de arriba y explican la brutalidad represiva.
Uno, el pueblo mapuche sigue vivo, no se rinde y recupera tierras, que es la base de su reconstrucción como nación.
Dos, la campaña nacional e internacional en su apoyo. Un centenar de organizaciones de pueblos originarios, Amnistía Internacional, el Servicio de Paz y Justicia y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, emitieron un comunicado titulado La lucha indígena no es delito, donde dicen que el Estado privilegia los intereses de las petroleras y criminaliza al pueblo mapuche.
Tres, que los mapuche han construido las más diversas organizaciones, entre ellas la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), dedicada a recuperar tierras. Daniel Loncon, integrante de la Cátedra Libre de Pueblos Originarios, dijo que entre los mapuche algunos prefieren la vía diplomática, pero también hemos sido testigos de nuestros abuelos que se han muerto yendo de oficina en oficina buscando la legitimación de sus tierras. El RAM en ese sentido es una expresión del pueblo mapuche cansado de esta injusticia histórica, pero consciente de dónde está el poderío económico que maneja todo esto. Porque la recuperación no se hizo a un vecino, sino a una multinacional (goo.gl/GEqKq9).
¡Marichiweu!

“Lo que está en juego es el respeto a la voluntad popular y la lealtad al proyecto político”


Entrevista a Gabriela Rivadeneira, expresidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador
Nodal

En Ecuador, el partido oficialista Alianza PAIS derrotó el pasado 2 de abril a una coalición de partidos de derecha liderada por Guillermo Lasso. El actual presidente Lenín Moreno y el vicepresidente Jorge Glas fueron apoyados en campaña por el exmandatario Rafael Correa, líder histórico del movimiento. Sin embargo, en los primeros meses del nuevo gobierno Moreno ha marcado diferencias con algunas políticas de su predecesor, que el propio Correa y otros miembros del partido han criticado duramente. A su vez, decidió despojar a su vice de funciones que le había asignado por una presunta vinculación con casos de corrupción, agravando la crisis dentro del oficialismo.

Para comprender mejor la situación política que está atravesando Ecuador, Nodal habló con Gabriela Rivadeneira, asambleísta nacional y secretaria ejecutiva del Movimiento Alianza PAIS. En 2013, con 29 años, Rivadeneira fue la primera mujer y la persona más joven en ejercer la presidencia de la Asamblea Nacional, cargo en el que se desempeñó hasta mayo de 2017.
¿Por qué el presidente Lenín Moreno tomó la resolución de quitarle funciones al vicepresidente Jorge Glas? ¿Hubo algún intento de diálogo entre ellos antes de llegar a esa medida extrema?
Esa decisión se dio en el marco de la profunda controversia que existe al interior de nuestro espacio político. Tenemos diferencias que no sólo son de forma, sino también de fondo.Todas las instancias del Movimiento Alianza PAIS hemos estado en una constante búsqueda del diálogo y de alcanzar consensos internos desde que LenínMoreno asumió el gobierno. Sin embargo, tuvimos un momento de mucha tensión, cuando el vicepresidente se pronunció públicamente contra algunas decisiones de Lenín Moreno, recogiendo la preocupación de amplios sectores del movimiento, de la militancia y de nuestros simpatizantes. Ante esas declaraciones, el presidente Morenodecidió retirarle algunas funciones que le había asignado.Hay que aclarar que sigue siendo el vicepresidente constitucional de la República y que no está cesado en sus funciones como tal, solamente se le retiraron tareas que le habían sido delegadas por el Presidente.
El vicepresidente Glas denuncia persecución política en su contra. ¿Qué sectores de la oposición están involucrados en el conflicto y cuáles son sus intereses?
Hay un formato de la derecha que se repite en toda la región: la judicialización de la política que busca el desprestigio de los líderes populares y de los procesos que encabezan. Aquí lo vivimos con especial crudeza durante la campaña electoral.Sabemos que el objetivo de este ataque apunta en último término a nuestro líder histórico, Rafael Correa. En esa campaña sistemática de desprestigio están involucrados prácticamente todos los sectores de oposición, principalmente los articulados alrededor de los grupos de poder tradicionales, que son los que la Revolución Ciudadana desplazó del poder esta última década. Su objetivo es no dejar piedra sobre piedra de este proceso político. Quieren recuperar el control de los sectores estratégicos, petróleo, gas, minería, agua, electricidad, espectro radioeléctrico, medios públicos. Quieren aminorar la soberanía del Estado y su papel rector en la economía. Quieren resquebrajar y acabar con los mecanismos de integración latinoamericana. Son la revancha de las élites y vienen con una agresividad enorme a recuperar el terreno que perdieron estos años.
El 2 de abril, en Ecuador les pusimos un freno con la victoria de Alianza PAIS y su binomio presidencial, además de la victoria que obtuvimos en la consulta sobre paraísos fiscales (que inhibe a todo funcionario público o candidato con cuentas offshore a una dignidad de elección popular). Estos triunfos recientes de la Revolución Ciudadana significaron una gran esperanza para todo el campo progresista latinoamericano, un punto de quiebre en lo que habíamos caracterizado como restauración conservadora.Pero vemos con preocupación, dolor y desconcierto de qué manera gestos, anuncios y designacionesdel nuevo gobierno parecen gestados al interior de la derecha que derrotamos en las urnas.
Desde Alianza País se han declarado en sesión permanente para resolver la crisis interna del Movimiento. ¿Cuáles son las primeras medidas que están evaluando para intentar restablecer la relación política del binomio presidencial?
Hemos hecho grandes esfuerzos por reconstruir la unidad interna, pero siempre con coherencia y lealtad a la Revolución Ciudadana. La primera medida que tomamos fue convocar a una reunión extraordinaria de la Dirección Nacional. En esa reunión, la decisión más importante al respecto fue la designación del vicepresidente segundo de Alianza PAIS, nuestro compañero Ricardo Patiño, y de mi persona en calidad de secretaria ejecutiva del movimiento, para integrar una comisión con el fin de buscar mecanismos de acercamiento entre ambos integrantes de nuestro binomio.Por otra parte, la bancada de Alianza PAIS en la Asamblea Nacional se pronunció de manera unánime exhortando al diálogo interno para superar esta coyuntura.
Sin embargo, las perspectivas de unidad en la máxima dirigencia son sombrías, porque es muy difícil reconstruir una unidad que viene siendo atacada de manera casi diaria con anuncios y mensajes que reproducen punto por punto el discurso de la oposición más recalcitrante. Unos mensajes y anuncios que parecen dirigidos a contentar al “anticorreísmo” más visceral. Soy más optimista con la unidad que vamos a construir desde las bases del movimiento, una unidad con coherencia, identidad e historia, que jamás le dará la espalda a los principios fundantes de la Revolución Ciudadana ni va a renunciar a sus batallas emblemáticas.
El expresidente Rafael Correa viene criticando las medidas que está tomando el actual presidente y en un video reciente utiliza términos duros como “deslealtad” y “traición”. ¿En estos dos meses de Gobierno ha cambiado mucho la dirección de las políticas con respecto a las que venía implementando Correa durante su presidencia?
Como decía, hay anuncios, gestos y designaciones que han provocado desconcierto en la militancia de Alianza PAIS, así como también en el campo progresista y de izquierda en la región. Acuerdos bajo la mesa con lo más rancio de la derecha, con la entrega al bucaramato del sector eléctrico, la designación al frente de un medio público de un personaje emblemático de la prensa corporativa privada, un “diálogo político” con la oposición que parece más bien una manera bonita de nombrar a las viejas componendas del pasado y, de paso, una manera de cuestionar la confrontación política con la partidocracia neoliberal que caracterizó a la Revolución Ciudadana. Y muchos otros anuncios e insinuaciones que emanan de la comunicación gubernamental que no sólo expresan matices o distancias con respecto al proyecto original, sino que están en abierta contradicción con él.
No es sólo el expresidente Correa el que ha reaccionado. Él ha reaccionado expresando un malestar que comparte el conjunto más amplio de la militancia. Y no sólo de la militancia, sino de simpatizantes y ciudadanos que renovaron su confianza en nuestro proyecto político y votaron por la continuidad de la Revolución Ciudadana. Lo que está en juego es el respeto a la voluntad popular y la lealtad al proyecto político al que pertenecemos. Aquí no se trata de cuestiones personales, se trata de defender un proyecto político vencedor en las urnas y que ahora aparece cuestionado en sus aspectos esenciales desde el mismo gobierno. Esto es muy grave, no sólo para un proyecto político sino para la democracia.
¿Cómo apuestan a defender, desde la Asamblea Nacional, las conquistas conseguidas en la última década?
Lo primero que tenemos que hacer es fortalecer la unidad del bloque legislativo con conciencia histórica y lealtad al proyecto político de la Revolución Ciudadana. Estamos ante un intento de cooptar parte de nuestro bloque con viejas prácticas de la partidocracia, con el retorno del “hombre del maletín” que opera la compra de voluntades y los acuerdos a espaldas de la ciudadanía. Frente a eso, tenemos que denunciar esas maniobras y defender los valores y principios que definen a nuestro espacio político. Pertenecer al bloque de Alianza PAIS no puede ser un asunto de alineamiento coyuntural, sino una adhesión profunda a los horizontes de justicia social, soberanía, unidad latinoamericana de la Revolución Ciudadana. Tiene que representar un compromiso de vida y una lealtad a un proyecto colectivo, jamás puede ser el resultado de cálculos personales, ni “carrerismos” individuales.

El ocaso del Frente Amplio



La dirección del Frente Amplio decidió excluir de todas sus formulas parlamentarias a Alberto Mayol. El sociólogo cae en desgracia ante los fundadores de “una nueva forma de hacer política” bajo acusación de haber discutido de manera impropia con otra candidata en la disputa del cupo.

El procedimiento utilizado recuerda las desprestigiadas y conocidas “purgas” que tanto daño hacen a cualquier proyecto político. No cabe duda que la acusación no es una razón sino más bien un pretexto. Si los jóvenes y no tan jóvenes frenteamplistas leyeran un poco la historia se darían cuenta que nunca la solución de problemas políticos por vías administrativas llegó a buen puerto. Mayol es excluido por razones políticas estratégicas y por razones políticas mezquinas. Las primeras dicen relación con la intolerancia de la nueva fórmula política con posiciones de izquierda. Se está purgando a izquierdistas. Las infundadas críticas a Fidel, la revolución cubana, la revolución bolivariana y al presidente Salvador Allende no es algo accidental es una instalación clara en el escenario político y refleja la función que el FA piensa cumplir.

Chile, Venezuela, Argentina tienen historias políticas similares, las dictaduras de Pérez Jiménez, Pinochet y Videla, luego los fraudes políticos expresados en el pacto de Punto Fijo, Carlos Menen y la Concertación que mantuvieron y profundizaron el modelo económico dictatorial. La superación del pasado en cosa nueva se dio en Venezuela por el chavismo, en Argentina por el kichnerismo y en Chile está por verse, pero claramente el FA no busca ese papel, de allí su distancia con esas experiencias políticas superadoras de lo existente. En esa autopercepción conservadora del frenteamplismo Mayol y sus cuando menos 100 mil seguidores no tienen cabida. Hay razones también mezquinas para purgarlo. Los jóvencitos, y los no tanto, que no leen la historia, son fácilmente manipulables por la prensa del sistema. Boric y Jackson se creyeron todas las muestras de opinión, que su pies se depositaron, y que les señalan con una suerte de liderazgos carismáticos aún más intensos que los descritos por Weber. Con el mundo a sus pies, sólo había que esperar que el tiempo que todo lo cura diluyera ese incomodo requisito que era el único obstáculo a La Moneda. Por eso se instaló una candidata presidencial de circunstancia.

Nunca percibieron que les encumbraban para incomodar a la Nueva Mayoría, que eso se podía utilizar pero no ignorar la maniobra de la derecha. Pero los porfiados hechos continuaban allí. Boric la tiene muy difícil en Punta Arenas y Jakcson no ha superado su situación de candidato triunfante gracias a la subvención de la Nueva Mayoría. Hace pocos días pretendió dar una cuenta pública de su gestión en la Plaza de Armas no pudo terminarla ante la hostilidad de los transeúntes. Un liderazgo modesto como el de Mayol con un verbo expedito pero sin trayectoria en la lucha social y política no era en esencia un riesgo para una candidata que nadie conoce, que el que nada tiene nada puede ver amenazado. Al que ponía en riesgo era a Jackson , esa es la razón mezquina e inmediata. Un cargo millonario se defiende, para el FA, como sea. Esta purga es el canto del cisne para el FA. Llega a su ocaso sin haber tenido esplendor. Un nonato de la política, un aborto prematuro por dos nuevas causales: la mezquindad y el conservadurismo.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

El Gobierno norteamericano abona el sentimiento latinoamericano bolivariano



Ante la incapacidad destituyente de los vándalos de camiseta blanca, y de los inútiles alfiles pro yanquis en la OEA (para derrocar al Presidente Nicolás Maduro, y abortar el proceso constituyente), el excéntrico Presidente de los EEUU., Donald Trump, amenaza con invadir militarmente al pueblo digno y soberano de Venezuela.
Pero, como toda bravuconada irracional, lejos de legitimar y fortalecer a los agentes destituyentes, los debilita aún más, y fortalece de sobre manera al pueblo constituyente de Venezuela.
¿Cuáles son las consecuencias inmediatas de la amenaza militar gringa contra Venezuela?
Cohesiona a los venezolanos frente al enemigo común externo. Al desenmascarar las falsas intensiones “humanitarias” de la política norteamericana contra Venezuela, y revelar la verdadera intensión de los EEUU sobre este país, cataliza el sentimiento patriótico de las y los venezolanos frente a un enemigo común externo confeso: el gobierno norteamericano. Incluso, quienes no son chavistas, ni anti chavistas, ahora se ratifican como venezolanos.
Legitima al proceso constituyente en curso como el único camino para resolver los desencuentros internos. Encuestas recientes indican que más del 80% de venezolanos están en contra de la intervención militar extranjera contra su país para resolver los problemas internos. Ahora, no hay más opción democrática que esperar y confiar en la Asamblea Constituyente para pacificar y continuar construyendo el país.
Obligó a los gobiernos latinoamericanos a ratificar la vocación pacífica de la región. Los gobiernos latinoamericanos, al ser “sorprendidos” por las amenazas militares de Trump, incluso los “pro yanquis”, ahora, abogan al unísono por la resolución de los desencuentros internos de Venezuela por la vía diplomática y del diálogo. Habrá que estar atentos a las ordenanzas que dejará el Vicepresidente de los EEUU, ahora, de visita a los gobiernos serviles de (Colombia, Argentina, Chile y Panamá).
Abona el sentimiento latinoamericano bolivariano. Trump, con su amenaza militarista, activó/catalizó, por lo menos en las redes sociales, el sentimiento latinoamericano bolivariano. En mi caso, me reconfirma en mi firme convicción latinoamericana bolivariana.
Incluso quienes estuvieron aporreando con sus plumas al gobierno constitucional de Venezuela, ahora, tienen que recapacitar: o están a favor de la intervención militar norteamericana en América Latina o están a favor de la soberanía y dignidad de los pueblos.
Golpe fuerte a la debilitada oposición política. El más golpeado, con el sinceramiento de Donald Trump, es la debilitada oposición política que, ahora, mira difícil su futuro en las próximas elecciones de gobernadores en Venezuela, en el mes de octubre. 

"Réquiem por el sueño americano"


Noam Chomsky desgrana cómo las élites de EE.UU. tomaron el poder
RT

El "desvío neoliberal" en Occidente acarreó "el fomento de la tiranía", sintetiza el filósofo estadounidense

El reconocido filósofo, lingüista y activista estadounidense Noam Chomsky ha desgranado en una entrevista con el periodista Chris Hedges del programa de RT 'On Contact' las ideas clave de su nuevo libro 'Réquiem por el sueño americano'. El prolífico escritor sintetiza en el volumen las diez maneras en que las élites occidentales lograron hacerse con las riendas del poder.
Según Chomsky, a principios de la década de 1970 en Occidente se produjo un "desvío neoliberal". A raíz de este, la toma de decisiones en la sociedad empezó a pasar de la comunidad al "mercado libre". En sus palabras, fue "una política dirigida a la privatización, la reducción del papel de los establecimientos estatales, la eliminación de la supervisión, la protección de las organizaciones financieras y su promoción". Chomsky afirma que a estas iniciativas se les ha calificado como "fomento de las libertades", aunque sea "de la tiranía".
Chomsky recuerda cómo la toma de decisiones en el Estado pasó de la política, donde los ciudadanos ejercen su influencia, al sector corporativo. Son los monopolios y los oligopolios o las "tiranías privadas" las que empezaron a desempeñar el papel principal.
Vulnerabilidad laboral
En su ensayo Chomsky recuerda cómo la vida de los trabajadores se deterioró de forma "significativa" y como consecuencia de los acuerdos de libre comercio compiten globalmente. Por ejemplo, en Europa y EE.UU. los trabajadores están perdiendo la batalla ante los chinos que están dispuestos a trabajar en duras condiciones duras por míseros salarios.
Chomsky opina que esta situación de vulnerabilidad fue creada en EE.UU. a propósito. Los sueldos se mantienen bajos, mientras los trabajadores "de forma continua piden apoyo social" y la inflación permanece en registros discretos. Chomsky recuerda que, globalmente, esta realidad positiva para la economía de un país.
En conclusión, los trabajadores tienen miedo de luchar por sus derechos y los sindicatos están muriendo. Según el filósofo, este es uno de los componentes fundamentales de la 'gran moderación' que implicó el éxito de los programas neoliberales. Antes del derrumbe del sistema económico, en 2007, los sueldos reales eran más bajos que en 1979, cuando se inició el experimento neoliberal.

jueves, 17 de agosto de 2017

Venezuela indoblegable



Ángel Guerra Cabrera
La Jornada 
Estados Unidos ha lanzado una feroz guerra no convencional contra los gobiernos revolucionarios y progresistas, y los movimientos populares de nuestra América. Añeja en la doctrina militar del Pentágono y también conocida como guerra de cuarta generación, se ha nutrido y desarrollado con recientes experiencias como las revoluciones de colores y la primavera árabe. El blanco principal del ataque es la Venezuela bolivariana, contra la que el imperio y los gobernantes de la región que le sirven, desatan su furia y frustración.
Luego de una ofensiva de meses para derrocar al gobierno del presidente Nicolás Maduro, Trump declaró que no descarta la opción militar en Venezuela, en medio de bravatas contra Corea del Norte y de haber creado un gravísimo conflicto en el área. Gracias al rapto belicista del magnate, los gobiernos que lo acompañan en la aventura antivenezolana se han visto obligados a rechazar una salida militar y a reiterarlo durante la gira del vicepresidente Mike Pence por la región. Dirigida a cerrar el cerco contra la patria de Bolívar, Pence ha tenido que dedicarla en parte al control de daños luego de la alarma originada por la declaración de su jefe. Aunque con tres días de retraso, hasta los contrarrevolucionarios de la MUD debieron barruntar una risible condena.
Maduro, buen conocedor de la prepotencia del imperio, replicó con firmeza y con una gigantesca marcha chavista por la paz y la medida de realizar un ejercicio cívico-militar armado en todas las zonas de defensa integral para los días 26 y 27 de julio. Venezuela tiene cientos de miles de combativos milicianos voluntarios, además de las bien entrenadas y armadas unidades regulares.
El chavismo ha derrotado en dos décadas, uno tras otro, todos los intentos de poner fin a su experiencia de transformación, liberación nacional y social e impulso a la unidad e integración latino-caribeña. Una de las más creativas y revolucionarias que ha habido en el mundo. La paz y la observancia de la democracia participativa y protagónica es parte fundamental de su filosofía. Votos sí, balas no, su consigna.
El más reciente esfuerzo desestabilizador de la derecha endógena está encuadrado en la operación Venezuela Freedom 2 del Comando Sur de las fuerzas armadas yanquis. Tras cuatro meses de violencia fascista, de prender fuego a 29 personas, de las que murieron nueve; de la obsesiva quema de hospitales y guarderías, almacenes de alimentos y medicinas, mobiliario público, oficinas gubernamentales y cientos de negocios privados, la derecha ha sufrido una gran derrota con las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente y los decretos que ésta emite. Al lograr más de 8 millones de votos, el chavismo estuvo muy cerca de alcanzar su más alta votación histórica y la oposición quedó desmoralizada.
Al extremo que, sin solución de continuidad, pasó de la violencia fascista y de afirmar que no dejaría las calles hasta la salida de Maduro, a inscribir a toda prisa 196 candidatos para las elecciones regionales.
La derecha es antidemocrática por naturaleza, pero en su estrategia apela principalmente al golpismo sin dejar el camino electoral. Si pierde en las urnas, grita fraude; pero si gana, se ensoberbece y trata por todos los medios de imponer su agenda neoliberal subordinada a Washington y al capital internacional.
En un salto mortal, gira ahora hacia los comicios, pues el chavismo le arrebató la calle entrado julio, donde ya es incapaz de reunir más de cuatro gatos, como se vio en la famosa toma de Venezuela o en la hora cero, que se suponía sufriría el gobierno chavista el 30 de julio. No obstante, la operación David, desmantelada por la fuerza armada y los servicios de seguridad bolivarianos, demuestra que puede haber nuevos coletazos de violencia a la desesperada.
Por mucho que Estados Unidos y las fuerzas del neoliberalismo y la antipatria insistan, a escala internacional, en el apoyo a la contrarrevolución. Por más que las corporaciones de la mafia mediática continúen vertiendo las más escandalosas y descocadas mentiras sobre la revolución bolivariana. No obstante que el capital financiero y la derecha endógena continúen la cruel guerra económica. Nada de eso podrá doblegar el apoyo del pueblo venezolano a su gobierno constitucional. Y es lo decisivo. Venezuela, además, no está sola, como demuestran la reciente visita a Cuba del presidente Maduro y las crecientes expresiones de solidaridad que recibe de pueblos y gobiernos independientes.

Derrota de los medios en Venezuela



Leopoldo Santos Ramírez
La industria de los medios de difusión de Estados Unidos se está moviendo entre contradicciones de la política interior estadunidenses y de la política internacional sin cumplir la función de informar con la verdad a su público, evidenciando su descomposición e inoperancia. Un dato verificable es que en menos de un año el esquema informativo de estos medios ha acumulado dos derrotas. La primera se produjo con el triunfo de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, y la segunda con la votación masiva de los venezolanos que sufragaron en las urnas para elegir a la Asamblea Nacional Constituyente el pasado 30 de julio.
En el primer caso los medios apostaron por la candidatura de Hillary Clinton y fallaron estrepitosamente. Durante la campaña electoral, al candidato republicano no le fue difícil exhibir ante los electores a la gran prensa como fabricadores de mentiras y distorsiones contando con un ambiente de recesión económica; es más, entró en una dura competencia para definir quién podía fabricar intrigas y mentiras más creíbles y en ese escenario mediático escaló hasta la Casa Blanca dejando atrás a la gran industria de la información y el entretenimiento que se le oponían. La contienda continúa y el affaire postelectoral ocupa más de la mitad de la vida pública de Estados Unidos, dejando jugosas ganancias a los medios.
Venezuela es el segundo caso de derrota. Antes del 30 de julio los medios estadunidenses de alcance continental, esta vez aparejados con la política exterior de Estados Unidos, utilizaron todo su poder de difusión y distorsión de la realidad para oponerse a las elecciones para elegir la Asamblea Nacional Constituyente y volvieron a fracasar. Los venezolanos desoyeron las informaciones de veneno y odio y acudieron a votar masivamente porque aspiran a la paz. Su rechazo a la intromisión en su vida política de medios extranjeros, así sean respaldados por la prensa de la derecha venezolana no se refiere únicamente a una reacción nacionalista sino que fueron conociendo de primera mano los hechos de los ataques de la oposición y pudieron ubicar de qué parte provenía la violencia y los actos criminales ocultados por noticiarios como los del consorcio CNN que lidera las intrigas y funciona como vocero de los peores intereses de la oligarquía venezolana. Sobre todo, porque fueron discerniendo y no encontraron en la derecha sino la idea de un golpe de Estado, sin programa reivindicativo del interés real de las masas. Voces y rostros de locutores y comentaristas desde Patricia Janiot incluyendo a Juan del Rincón transmitiendo en español se han vuelto sinónimo de desfachatez y de mentira.
Ahora mismo, si por un lado hay constantes ataques a Trump encaminados a favorecer un juicio político por sus nexos con los rusos, por otra parte estos mismos medios se regodean reproduciendo las amenazas de intervención militar de Estados Unidos contra el gobierno de Nicolás Maduro, afortunadamente rechazadas por los mismos gobiernos plegados al interés estadunidense, arguyendo la probabilidad de mayor desestabilización en esos países, entre los que se encuentra México.
Pero si bien en Venezuela la derrota de los medios de la derecha resulta clara, en nuestro país la reacción de lo que todavía puede llamarse nostálgicamente la izquierda, ha superado niveles de ignominia. Su silencio respecto de los ataques contra la democracia en Venezuela, ¿significa que se han plegado a la política exterior de Peña Nieto? ¿Dónde está la toma de posición de partidos y organizaciones sociales que todavía reivindican algún elemento de izquierda en sus declaraciones de principios? Porque definirse ante los mexicanos y proporcionar orientación a sus propias bases es exigible públicamente a Morena, PRD, PT, Movimiento Ciudadano y el EZLN. ¿Qué opinan los militantes de tales organizaciones? ¿Se quedarán de brazos cruzados? Bien que tengan diferencias con la conducción chavista de la república bolivariana, pero es necesario ponerlas en la mesa de la discusión y decir abiertamente su opinión frente a la posibilidad de una intervención del bloque de gobiernos de derecha que todavía podría inclinarse hacia lo militar.
E
l silencio señala que estamos escalando en el abandono de la solidaridad para los pueblos latinoamericanos, principio base de nuestra propia existencia como nación independiente.

¿Solución de Rusia y China a la grave crisis de Norcorea?


Bajo la lupa
Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada


El portal Zero Hedge comenta en forma sarcástica que, como el mundo no se acabó el segundo fin de semana de agosto, se recuperaron las bolsas noratlánticas y el dólar.
Foto
Tropas preparándose para un desfile militar para celebrar
 el 90 aniversario de la fundación del Ejército Popular 
de Liberación (EPL)Foto Xinhua
Existe mucha hipocresía en EU –que pervive su fase de postverdad/desinformación– sobre el armamentismo balístico de Norcorea: The New York Times (NYT), feroz crítico de Trump, expuso que Ucrania, régimen aliado de EU, es la fuente de los letales misiles de Pyongyang (https://goo.gl/u6fL5G).
Luego del perturbador descubrimiento del NYT sobre los vínculos clandestinos de Ucrania y Norcorea, el canciller ruso Lavrov develó que existe un plan de Rusia y China para desactivar la crisis coreana (https://goo.gl/Ssyg2T).
Tyler Durden, autor de la primicia pacífica de Rusia y China, comenta que desafortunadamente el plan requiere más sentido común de lo que EU es capaz.
Después del voto en el Consejo de Seguridad en favor de las sanciones contra Norcorea, cuya resolución fue apoyada en forma conspicua por Moscú y Pekín, China apretó las tuercas de las importaciones de las materias primas de Pyongyang, que, a mi juicio, no tendrán gran efecto, mientras no sean de índole financiera.
El segundo fin de semana aciago de agosto, el mandarín Xi llamó al presidente Trump para que conserve la calma con Norcorea: externó que “China y EU tienen intereses comunes en logar la desnuclearización de la península coreana y en mantener la paz y su estabilidad (https://goo.gl/jWjqXo)”.
El comentario de Jin Kai, del portal Global Times, es pertinente sobre la decisión de Sudcorea de desplegar un sistema altamente avanzado de armas a las puertas de China, en referencia al despliegue misilístico de defensa (THAAD, por sus siglas en inglés) proveído por EU (https://goo.gl/NtPwBo).
A juicio de Kai, con la aprobación del THAAD, a pesar de sus consecuencias en la región, Sudcorea probablemente haya colocado la final piedra angular para un mayor fortalecimiento en su alianza con EU y haya hecho una reversión completa respecto a su política con China.
Según Jin Kai, por desgracia, una alianza más fuerte con EU no le aporta necesariamente la paz y la reconciliación a Sudcorea con Norcorea, ya que esta alianza busca medios confrontativos para disuadir al norte, que la ve como una provocación.
Kai aduce que en lugar de permanecer neutral (sic), Sudcorea se ha limitado aún más en su margen estratégico de maniobra en la región, especialmente con China.
El destino de Norcorea y Sudcorea es inextricable y sería una fantasía pretender que EU con su gama de bombas nucleares podría aniquilar solamente a Norcorea sin que Sudcorea sufra las letales consecuencias nucleares, no se diga los 63 mil soldados de EU (https://goo.gl/H39ZPr).
El jefe del estado mayor del Ejército de EU, general Joseph Dunford, visita Seúl y Pekín, y los multimedia regionales especulan con que advertirá sobre las opciones militares de EU contra Norcorea.
Un editorial del Global Times, que puede parecer muy idílico para los desatados guerreros nucleares de Washington y Pyongyang, alienta a que Sudcorea actúe como un “amortiguador (buffer)” entre EU y Norcorea.
El texto critica que Seúl no está dedicada a contribuir a la estabilidad de la península cuando realiza ejercicios militares de gran envergadura con EU y, peor aún, despliega el sistema misilístico de defensa THAAD, que ha indispuesto tanto a China como a Rusia, no se diga a Norcorea.
Del 21 al 31 de agosto próximo, EU y Sudcorea tienen programados ejercicios militares que definitivamente provocarán a Pyongyang todavía más por lo que se espera tenga una respuesta más radical.
El editorial chino juzga que Sudcorea no puede quitarse el control de EU, ni en su mente ni en sus hechos para cesar los ejercicios militares (https://goo.gl/i5gPjH).
El texto arguye que China tiene relaciones amigables con Norcorea, pero carece de influencia decisiva ya que para China es más difícil influir en Norcorea de lo que puede influir Sudcorea en EU.
Trump ha llegado hasta a comentar que sería más dúctil en las negociaciones comerciales con China si ésta controlase más a la incontrolable Norcorea.
De las paroxísticas bravatas nucleares contra Norcorea, Trump optó por enfocarse by the time being en Venezuela a la que amenazó con una invasión militar.
Pareciera que Trump busca una guerra como distractor para apaciguar el desasosiego de la sociedad estadunidense fracturada que exhibe los prolegómenos de una guerra civil, de la que Charlottesville es sólo un botón de muestra.
El plan del doble congelamiento de Rusia y China es muy sensato: Norcorea congelaría sus pruebas misilísticas, mientras EU y Sudcorea cesarían sus ejercicios militares a gran escala.
Faltó otro congelamiento: desmantelar el THAAD a cambio de la desnuclearización de la península y su unificación al estilo alemán.
Tyler Durden comenta que no queda claro si Rusia o China flotaron (sic) el plan con EU o Sudcorea, y agrega que lo más probable es que no lo hayan hecho.
El canciller ruso Sergey Lavrov anhela que finalmente prevalezca el sentido común y recordó que Norcorea ya había firmado el Tratado de No-Proliferación (TNP) de Armas Nucleares, pero que luego se retiró de él.
Lavrov no dijo que se debió a que el pugnaz Baby Bush colocó en forma innecesaria a Norcorea en la lista fantasmagórica de los Estados canalla.
Lavrov recalcó que Rusia, que exhibe una frontera de 18 kilómetros con Norcorea, desaprueba la posesión de armas nucleares por Pyongyang y develó que Rusia y China tienen una gama de propuestas con el objetivo de prevenir uno de los conflictos más profundos y una crisis con un gran número de víctimas.
Lavrov expresó que Rusia se preocupa de las amenazas de EU para librar una guerra preventiva en Norcorea.
Por su parte, el gobierno chino, mediante su portavoz oficioso Global Times, sentenció que no permitiría la amenaza de EU de cambiar el régimen de Pyongyang.
A juicio de Lavrov, es EU quien debe dar el primer paso para desactivar las tensiones; lo cual le incumbe al lado más poderoso y más astuto (sic). ¡Cómo no!
A juicio de Tyler Durden, Sergey Lavrov hace eco a las declaraciones de la canciller alemana Angela Merkel quien se pronunció por soluciones no-militares en Norcorea y consideró que la escalada retórica era la peor respuesta.
Merkel instó a la cooperación de EU y China para desactivar el contencioso norcoreano.
Más allá de los juegos geopolíticos en la península coreana, Trump presiona a China en materia comercial –la acusa de robar la propiedad intelectual de las trasnacionales de EU (https://goo.gl/2KhfnW)”– con el fin de que someta el avance nuclear y misilísitico de Norcorea.
China ya capturó la esencia del linkage de Trump y su doble juego: su portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, expresó que no existe futuro en una guerra comercial entre China y EU y que “el comercio y el tema de Norcorea no deberían estar vinculados (https://goo.gl/jHz9cu)”.
El problema de este “ linkage (vínculo)” es que Trump ganaría todo contra China y Norcorea que resultarían perdedores sin nada a cambio.
Facebook: AlfredoJalife

Gran eclipse sobre el TLCAN



Alejandro Nadal
La Jornada 
La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte comienza hoy. Las condiciones han cambiado mucho desde los primeros intercambios que habrían de dar forma al TLCAN. Por aquellos tiempos los negociadores de los tres gobiernos, convencidos de las extraordinarias bondades del libre comercio, repetían sin cesar que el nuevo acuerdo comercial sería un rotundo éxito.
La prensa internacional de negocios se derretía en elogios sobre las novedades del pacto, el primero que involucraba países de muy distinto grado de desarrollo. El contenido del tratado iría mucho más lejos de la simple desgravación arancelaria o la eliminación de un sistema de cuotas y abarcaría temas sobre inversiones directas, política industrial, propiedad intelectual, compras de gobierno, regulaciones del sector servicios, así como un capítulo sobre solución de controversias. Carla Hills, representante de comercio de Estados Unidos, repetía sin cesar que con el TLCAN todas las partes saldrían beneficiadas y la prosperidad alcanzaría a todos los habitantes de América del Norte. El gobierno mexicano le hacía coro con la idea de que nuestro país entraría de lleno al primer mundo. Y la promesa de las reformas pro-mercado que introducía el gobierno de Salinas supuestamente garantizaban un proceso de crecimiento de largo alcance.
Hoy las circunstancias han cambiado. Para acercarse a la mesa de una renegociación sería indispensable tener a la mano una evaluación integral de los efectos que el TLCAN ha tenido sobre la economía mexicana y las perspectivas de su desarrollo. Desgraciadamente, no existe por el lado del gobierno mexicano una valoración completa, validada bajos el protocolo de un escrutinio profesional y abierto, sobre los efectos reales del tratado en la sociedad y la economía en su conjunto. Los efectos sobre la creación de empleos, la evolución de salarios, el impacto sobre el tejido industrial, el desempeño del sector servicios, los flujos de inversión directa, las repercusiones en el agro mexicano, por mencionar algunos temas, debieran ser incorporados en esa evaluación del tratado y las perspectivas de una estrategia general de desarrollo del país.
Es cierto que la integración económica entre las tres economías de la región se ha profundizado y que los flujos de comercio e inversiones se expandieron de manera notable. Pero hay algo inquietante en ese proceso de integración: más de 80 por ciento de las exportaciones mexicanas están dirigidas a Estados Unidos. Es decir, desde el punto de vista de diversificación de mercados el TLCAN es un rotundo fracaso.
El superávit de México en la balanza bilateral con Estados Unidos es visto por muchos como una muestra de que el tratado fue benéfico para nuestro país. Sin embargo, se necesita un análisis más cuidadoso antes de saltar a esa conclusión. Por ejemplo, se requiere examinar el impacto del TLCAN sobre la balanza comercial en su conjunto para alcanzar una visión más certera. Lo cierto es que la balanza comercial de México con el resto del mundo ha mantenido un déficit crónico y el superávit con Estados Unidos no permite cancelar ese resultado negativo. Por eso hoy el déficit en la cuenta corriente de México representa 2.7 por ciento del PIB.
Pero subsisten muchos otros problemas. Uno de ellos es el destino del proyecto de industrialización en México. Una parte importante de las exportaciones mexicanas proviene de la industria maquiladora. Pero el contenido nacional de dichas exportaciones se ha mantenido bajo. Un estudio de Castillo y De Vries (Journal of International Trade and Economic Development, julio de 2017) muestra que el valor agregado de contenido nacional en las exportaciones de las maquiladoras no rebasa 13 por ciento. Esto significa que la débil integración con el resto de la economía impide descansar en las maquiladoras como motor de crecimiento.
Otra investigación de Jorge E. Mendoza Cota, del Colegio de la Frontera Norte (publicada en la revista Norteamérica 2015) confirma que las exportaciones de manufacturas están marcadas por una fuerte dependencia de importaciones de bienes de capital e insumos intermedios. Lo más grave es que la economía mexicana mantiene un importante déficit manufacturero con las economías de China, Japón, Corea y la Unión Europea. Ese estado de cosas no va a cambiar en el futuro cercano.
El TLCAN codificó y contribuyó a profundizar un proceso de integración económica que ya estaba en marcha en la región. La pregunta que hoy es importante formular es si ese instrumento es la mejor manera de proseguir con esa integración o si sería mejor explorar senderos alternativos. La renegociación que hoy exige Estados Unidos es una oportunidad para enfrentar ésta y otras preguntas.
El 21 de agosto podrá observarse un eclipse solar total sobre buena parte del territorio estadunidense. En México se observará como eclipse parcial. En tiempos de las supersticiones, el evento podría interpretarse como portador de malos augurios. Quizás hoy sería bueno verl
o como invitación a repensar las profecías sobre el gran éxito que supuestamente tendría el TLCAN.
Twitter: @anadaloficial