Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

sábado, 16 de diciembre de 2017

AL AIRE !!!! DESDE GUELPH EN ONTARIO, CANADA !!!



¡¡¡ AL AIREEEE !!! 


CFRU



ALTERNATIVA LATINAMERICANA

y

TIEMPO DE MUJERES 


por la Democracia




3 horas de programación en español



escúchanos en vivo desde los estudios de 

CFRU.CA 


la radio comunitaria de la

Universidad de Guelph en Ontario, Canadá 

www.cfru.ca 








Todos los Sábados de 6 a 9 de la noche


y en cualquier momento en los archivos de esta radio 

Las lecciones de Alabama para el Partido Demócrata



Democracy Now!


Algunos analistas han descrito la inesperada victoria del demócrata Doug Jones en las elecciones especiales para el Senado de Estados Unidos en Alabama como un terremoto político. Sin embargo, las ondas sísmicas comenzaron hace décadas, durante la lucha por los derechos civiles de las décadas de 1950 y 1960, con ecos que se remontan a los días de la Guerra Civil estadounidense, así como a la larga y violenta era de la esclavitud. El camino de Jones hacia el Senado bien podría haber comenzado en la tarde del 1º de diciembre de 1955, en una parada de autobús de Montgomery, Alabama, cuando una mujer afroestadounidense llamada Rosa Parks se subió a un autobús y decidió sentarse en una de las diez filas delanteras, reservadas para los pasajeros blancos. El conductor le ordenó que se trasladara a la parte trasera del autobús, único sector en el que podían permanecer las personas afrodescendientes, y llamó a la policía cuando ella se negó a dejar el asiento. Parks fue arrestada y esto condujo al lanzamiento de la era moderna de los derechos civiles.
Cuando falleció, una cadena de noticias la describió como “una costurera cansada, no una revoltosa”. Pero lo cierto es que Rosa Parks era una rebelde de primera categoría. Sabía exactamente lo que estaba haciendo; era secretaria de la sede local de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color ( NAACP , por su sigla en inglés). Tras su arresto tuvo lugar una rápida organización de la comunidad afroestadounidense, que el 5 de diciembre lanzó el Boycott al Servicio de Autobuses de Montgomery, liderado por Martin Luther King Jr. El liderazgo de la lucha sabía que se necesitaba un movimiento social dedicado y organizado para vencer la segregación y el racismo institucional. Sus históricos logros sentaron las bases para la victoria de Doug Jones. Fueron la organización y movilización de base actuales, especialmente el movimiento de mujeres afroestadounidenses, lo que le otorgó el escaño en el Senado.
Es importante reconocer lo irremediablemente defectuoso que era Roy Moore como candidato republicano. Primero llegaron las impactantes acusaciones de al menos nueve mujeres que afirman que Moore las acosó o agredió sexualmente cuando eran adolescentes, una de ellas cuando tenía solo 14 años de edad. En el marco del creciente movimiento nacional #YoTambién, destinado a terminar con el acoso y abuso sexual de mujeres, los numerosos relatos del acoso sexual perpetrado por Moore constituyeron un punto crítico. Varios senadores prometieron que, si ganaba las elecciones, lo expulsarían del Senado de Estados Unidos. Esto fue hasta que otra persona que se ha descrito a sí misma como agresor sexual, el presidente Donald Trump, decidió otorgarle su apoyo incondicional a Moore y comenzó a hacer una agresiva campaña a su favor.
Pero incluso si el abuso sexual en serie a menores no alcanza para descalificar a un candidato al Senado, muchas de las declaraciones y acciones de Moore como juez de Alabama sí deberían tener el peso suficiente. Fue destituido dos veces del cargo de presidente electo de la Corte Suprema de Alabama por negarse a seguir órdenes de tribunales federales. En 2003 se negó a retirar una estatua de los Diez Mandamientos de las instalaciones del Palacio de Justicia. En 2016 fue nuevamente suspendido por negarse a implementar el fallo de la Corte Suprema federal que legalizaba el matrimonio entre personas del mismo sexo.
Recientemente, cuando uno de los pocos afroestadounidenses presentes en un evento de campaña le preguntó en qué momento del pasado pensaba que Estados Unidos había sido grandioso, Roy Moore se refirió a la época de la esclavitud: “Creo que era grandioso en la época en que las familias estaban unidas, aunque tuviéramos esclavitud. Nos cuidábamos entre todos”. Moore afirma que a los musulmanes, como Keith Ellison, no se les debería permitir ocupar cargos en el Congreso, y compara al Corán con “Mi lucha”, de Hitler. También apoya la derogación de todas las enmiendas de la Constitución de Estados Unidos que se hicieron después de la Décima original, incluidas las que proscriben la esclavitud y otorgan a las mujeres y afroestadounidenses el derecho al voto: “Esto eliminaría varios problemas. Ya saben, mucha gente no entiende hasta qué punto algunas de estas enmiendas han intentado arruinar por completo la forma de gobierno que procuraban nuestros Padres Fundadores”. La esposa de Moore, al asegurarle al público en su último acto de campaña antes de las elecciones del martes que su esposo no era antisemita, declaró enfáticamente: “Las noticias falsas les dirán que no nos gustan los judíos. Les comento todo esto porque también las he visto. Quisiera poner las cosas en su lugar, aprovechando que tenemos prensa aquí presente. Uno de nuestros abogados es judío”.
Los resultados de las elecciones especiales de Alabama no solo deberían servir como una lección para el Partido Republicano, sino también para el Partido Demócrata. El éxito radica en activar a las personas, motivar al pueblo a participar y luchar contra las crecientes restricciones para votar; no en adaptar el mensaje en el vano intento de captar a los votantes “indecisos”.
Jones ganó gracias al registro de votantes, la movilización de las organizaciones de base y la enorme participación electoral de la comunidad afroestadounidense. Según las encuestas a boca de urna realizadas por CNN , Doug Jones recibió el 98% de los votos emitidos por las mujeres afroestadounidenses y el 93% de los votos de los hombres afroestadounidenses. En contraste, el 63% de las mujeres blancas votaron por el presunto pederasta Roy Moore, al igual que el 72% de los votantes blancos. En estas elecciones de Alabama se presentó a votar un mayor porcentaje de electorado afroestadounidense que en las elecciones que ganó Barack Obama en 2008 y 2012.
Doug Jones ganó con una ventaja de solamente 1,5% de los votos, un margen suficientemente grande como para evitar un recuento de votos, pero muy estrecho de todas formas. No hubiera ganado sin la ardua labor de los movimientos de base de Alabama, que trabajaron durante años –con escaso apoyo del Partido Demócrata nacional– para registrar a los ciudadanos afroestadounidenses y de bajos recursos en el padrón electoral. Los movimientos sociales construyen poder y logran cambios, y los demócratas harían bien en prestar atención a las lecciones de Alabama, desde la resistencia a la esclavitud y la era de la lucha por los derechos civiles, hasta la inesperada victoria de Doug Jones.

© 2017 Amy Goodman
Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org
Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro “Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos”, editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.
Fuente: http://www.democracynow.org/es/2017/12/15/las_lecciones_de_alabama_para_el
Denuncia campesina en Guatemala



Guatemala tiene como una de sus principales fuentes de ingreso la industria del azúcar. Los empresarios productores de caña de azúcar amasan las más grandes fortunas, mientras que los trabajadores que allí laboran son de los más sufridos. Más allá de la propaganda empresarial, que presenta las cosas casi idílicamente, la realidad es muy otra: explotación, condiciones laborales y de vida desfavorables, ataque al medioambiente con consecuencias irreparables, manto de mentiras apañadas por los medios de comunicación y por el Estado.
Un grupo de campesinos de la Costa Sur del país (la principal zona de producción cañera) hizo llegar esta denuncia, pidiendo encarecidamente su difusión.
Denuncia campesina
Yo me llamo Juan Uachaca
Todos los campesinos de la Costa Sur repudiamos las fumigaciones de Helicópteros y Avionetas que utilizan los azucareros, porque están contaminando el medioambiente y las aguas que estamos consumiendo en nuestras comunidades, y tenemos plantaciones y están floreando nuestros cultivos y con el sumo del madurativo que dejan las Avionetas y Helicópteros estamos perdiendo nosotros los pobres “Campesinos”, ya que las flores se caen y ya no hay frutos ni cosecha. La política de tirar madurativo es para robarle trabajo al trabajador ya que sacan varias luchas de corte de caña y solo les apuntan de 5 a 6 toneladas cuando hay trabajadores que hacen más, es otro robo a los pobres. Ya no queremos más máquinas cortadoras ya que le quitan el trabajo al campesino. La publicidad de los azucareros es que generan empleo, pero también contaminación cuando queman los cañales, el trabajo que generan es solo para seis meses y los otros seis meses las personas se quedan sin trabajo, a las personas mayores de 40 años ya no les dan trabajo, los discriminan. También si se enferman no los curan y los envían a sus casas quedándose sin empleo. Ellos únicamente se están haciendo más millonarios con el trabajo de los campesinos.

Juan Uachaca.
Rebelión ha pub

Más de mil muertes en borinquén dejó María


Puerto Rico


La cifra oficial de fallecidos a causa de los daños provocados por el huracán María en Puerto Rico fue de 62, pero un estudio del New York Times basado en los datos de la mortalidad diaria en la isla caribeña calcula la cifra real en 1,052 muertes.

El análisis de los periodistas del NYT Frances Robles, Kenan Davis, Sheri Fink y Sarah Almukhtar revela que en los 42 días inmediatos posteriores al paso del ciclón por Puerto Rico el 20 de septiembre con vientos de casi 150 millas por hora, esa fue la cantidad de personas murió en 2017 por encima del número de los que los que perdieron la vida en esos mismos días de los años 2015 y 2016.

“Antes del huracán María, teníamos un promedio de 82 muertes cada día. Ello cambió entre el 20 y el 30 de septiembre cuando el promedio diario se elevó a 118 defunciones diarias”, declaró la directora del Registro Demográfico de Puerto Rico, Wanda Llovet, en una entrevista a mediados de noviembre.

Los datos del mes de octubre todavía no se han brindado, pero se espera un incremento de la cifra de fallecidos respecto a la media de años anteriores porque el trabajo de acopio de éstos está siendo retrasado a causa de que el suministro de energía electica todavía está funcionando apenas al 70% de su capacidad y algunas partes de la isla aún carecen de electricidad.

El día más terrible fue el 25 de septiembre, cuando Ricardo A. Roselló, gobernador de Puerto Rico anunció la inminencia de una crisis humanitaria que podría provocar en la isla un éxodo masivo. Había ese día 90 grados Fahrenheit (32.2º Celsius) de temperatura, prácticamente todo el país estaba sin electricidad, incluso en los hospitales, con todo lo que ello conlleva.

En uno de sus habituales twitter, el presidente Donald Trump conmocionó esa noche a los boricuas advirtiéndoles que la isla tendría que enfrentar el pago de su masiva deuda con la metrópoli y en particular con la Agencia Federal de Administración de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés). Ese día murieron en Puerto Rico 135 personas, en comparación con 75 en 2016 y 60 en 2015.

Con las comunicaciones interrumpidas en casi toda la isla y los cadáveres apilándose en las morgues de los hospitales, el gobierno se mantenía aferrado al conteo inicial de 16 muertos por efecto del ciclón.

El 29 de septiembre, el ministro de seguridad pública de Puerto Rico, Héctor M. Pesquera, declaró en una entrevista que el conteo de los fallecidos no crecería mucho más. Cuando le preguntaron en una entrevista periodística si el conteo de los muertos aumentaría, el ministro contestó: -Estoy casi seguro que aumentará, pero no será al doble o al triple. Un ciclón no es como un terremoto que daña edificios y no se sabe si había 20 o había 300 personas hasta que no se examinan los escombros”.

El día que el ministro dijo esto, destaca del NYT, murieron 127 personas, 57 más que el año anterior.

El 3 de octubre, a casi dos semanas de la tormenta, Trump visitó la isla y allí encomió la baja tasa de muertes que había dejado el ciclón María al compararla con el Katrina que en 2005 provocó la muerte de 1,883 personas en Estados Unidos. “Esa sí fue una verdadera catástrofe” dijo el mandatario estadounidense como minimizando la gravedad de la tragedia puertorriqueña.

Cuando ocurrió aquella visita de Trump a Puerto Rico, habían muerto allí 556 personas más que la media en los dos años previos. El NYT estima que en las tres semanas posteriores a la tormenta la cifra de muertos fue de 737. Si esas muertes fueran incluidas en el conteo del ciclón, María sería el sexto huracán más mortífero de la historia desde 1851.

El método en uso para el conteo oficial de las muertes a causa de tormentas en Estados Unidos varía según los estados. En algunos sólo se incluyen pérdidas declaradas por examen médico como las ocasionadas por ahogo en inundaciones. En otros se admiten las de causa indirecta, como los suicidios, la diabetes y el Alzheimer. Pero en este caso las causas que evidenciaron alzas más agudas fueron las debidas a complicaciones por septicemia que mostraron alzas de hasta un 50% sobre las de años inmediatos anteriores, derivadas del retraso en la atención médica y las pobres condiciones materiales en las viviendas y hospitales. La neumonía y los enfisemas como causas de muertes tuvieron incrementos muy significativos.

En cualquier caso, María ha venido a confirmar que el status de “libre asociación” de Puerto Rico no le brinda, en situaciones extremas, un mejor trato que el colonial de siempre.

Una batalla de largo aliento

Perú



Tal como lo anunciaban negros nubarrones sobre el cielo peruano, la crisis se desencadenó como una verdadera tormenta. Desde todos los ángulos, le llovieron cuestionamientos y críticas al Presidente Kuczynski, que atinó apenas a pronunciar un alegato poco convincente que no despejó dudas, sino más bien abrió nuevos interrogantes.
Los documentos entregados a la prensa por la Comisión Lava Jato, dejaron incrementaron la confusión en un buen sector de la ciudadanía que ya abrigaba dudas respecto a las honradez de sus gobernantes, y que hoy mira con desencanto el rostro del mandatario.
El tema trae a colación diversos elementos. Uno de ellos ha sido planteado por el fujimorismo que, buscando jalar agua para su molino, ha sostenido que la denuncia pone en evidencia el fracaso de quienes buscaron cerrar el paso al Poder de Keiko Fujimori. Sosteniendo esa “idea”, el congresista Héctor Becerril asegura que la culpa de la crisis la tiene la izquierda, por haber votado por PPK en el 2016; en tanto que Aldo M. sostiene que es éste el responsable de todo, por haber combatido a Keiko en lugar de gobernar con ella, ofrecerle “garantías” para su accionar, e impunidad para su padre, el depuesto reo en cárcel.
Ambas interpretaciones pretenden eludir lo inocultable. Por un lado, por el hecho que lo que vivimos, más que una “crisis de la sociedad peruana”, configura un proceso de descomposición galopante de la Clase Dominante, que se empeñó, desde los años 80 del siglo pasado en imponer a raja tabla y por la fuerza un “modelo” de gestión neo liberal, que hoy hace agua por todas partes. Este, no solo reporta ingentes ganancias para las Corporaciones y el Capital Financiero, sino que denigra y envilece a amplios sectores de la vida nacional alentando un proceso individualista y pragmático que lleva a la gente a buscar “caminos propios” para enriquecerse de cualquier modo. La corrupción es consustancial a tal esquema.
Las denuncias de Odebrecht y otras, asoman casi como en un laboratorio, y muestran el mecanismo usado por quienes, a la sombra del Poder, se han hecho ricos. Ellos no han acumulado fortuna con un trabajo eficiente y esforzado; sino valiéndose de resortes vedados, los que han servido, en otra escala, a los actuales gobernantes peruanos ahora en salmuera. Coimas, donaciones, contratos dolosos, negocios turbios; han estado siempre en la base de la acumulación de fortunas de los poderosos. Así han hecho fortuna los Graña y Montero, los Camet, los Romero, Los Miro Quesada, y todos los que se creen “los dueños” del Perú.
Fueron ellos al calor de la demanda del Imperio, los que impusieron el “Modelo” Neo Liberal y respaldaron el golpe fascista de abril del 92 y la Constitución espuria que nos maniata Porque eso es así, cuando cayó la dictadura, ese segmento opresor se empeñó en asegurar la continuidad del “modelo” y su norma legislativa. Mantuvieron incólumes ambas herramientas en todas las administraciones posteriores incluida la de Humala.
Por otro lado, el 2016 los peruanos concurrimos a la urnas, no para elegir al gobierno que queríamos, ni escoger a un legítimo representante de nuestro pueblo. Puestos en una coyuntura excepcionalmente difícil, y ante dos enemigos declarados de los trabajadores, optamos por escoger a cuál de ellos preferíamos enfrentar. El Neo liberalismo -encarnado en PPK- implicaba la dictadura de clase de la burguesía; en tanto que el keikismo era la ruta del fascismo en todo su esplendor. Con la mayor responsabilidad, y a sabiendas, optamos por la primera alternativa porque la segunda, era simplemente intolerable.
El régimen Neo liberal ha hecho crisis, del miso modo que el Alanismo y la Mafia Keikista. Ninguno constituye alternativa razonable hoy. Por eso hay que tener mucho cuidado cuando se plantean “salidas” a corto plazo. Proponer simplemente un “adelanto de elecciones” sin cambiar para nada las reglas en boga, no constituye camino. Hacer elecciones con los Partidos inscritos y las normales legales vigentes, es abrir las puertas de par en par, a la mafia fujimorista. Promover una “Asamblea Constituyente” en los mismos términos, tampoco implica avance. Tendremos como “constituyentes”, a los hoy congresistas de la Mafia Fujimorista, o del APRA. Y ellos convalidaran sin rubor el “modelo” Neo Liberal vigente.
Estas consignas, podrían resultar justas en otras condiciones, cuando la unidad del pueblo, la organización de las masas, la conciencia política de la ciudadanía y su voluntad de lucha, estuvieran asentadas sobre bases firmes. Y es eso precisamente, lo que no ocurre. Pero como bien dice Félix Jiménez, la tarea popular ahora, y en concreto es, cerrarle el paso al fujimorismo. Es la "causa causarum" de la actual degradación moral. La coyuntura política actual exige no perder de vista esta premisa. Para ir desbrozando el camino de una solución democrática hay que ir más allá de las declaraciones individuales partidarias. Los pronunciamientos y acciones futuros deben ser de coaliciones democráticas y progresistas más amplias. La coyuntura exige unidad de estas fuerzas democráticas y progresistas”.
Pretendiendo pescar a rio revuelto, y valiéndose de la confusión reinante, la Mafia busca implementar un virtual Golpe de Estado. Destituir al Fiscal de la Nación, cambiar la composición del Tribunal Constitucional, apoderarse de los órganos supremos de control del Estado, liberar al genocida encarcelado, y asegurar la más absoluta impunidad para García y Keiko, acusados de muy graves delitos.
En esa línea, buscan derribar a la mala a PPK para hacer lo propio con los Vice Presidentes de su gestión y colocar en el gobierno al titular del Congreso, Luis Galarreta. Ese es el sueño de Keiko, porque derivará en una convocatoria electoral que, en pocos meses, la convertirá en Gobernante electa. Ella denominará su gestión como de “salvación nacional”. Eso sería un “sálvese quien pueda”.
Tal es por cierto, la gravedad de la crisis. Y ella sólo tendrá una salida que podría parecer utópica para quienes no tienen confianza en el instinto de las masas ni en la fuerza del pueblo unido. Para enfrentar el colapso actual, la lucha es el camino. Urge la movilización organizada los trabajadores para imponer una salida democrática y popular a la crisis. El accionar de las masas es la única garantía seria de democratización de la sociedad. Representa la fuerza de un pueblo que no se dejará engañar por la prédica demagógica de los charlatanes del sistema.
Inteligencia y valor, requiere el movimiento popular en una circunstancia como esta. Y defensa de altos y auténticos principios democráticos. En ese marco, el pueblo no cejara en su lucha reduciéndola a la renuncia del Presidente, ni extendiéndola a un quimérico “que se vayan todos” –consigna importada de la Argentina de los 90, donde existía una fuerte base social peronista, que fue la fuente de la recuperación de país- Aquí se requiere: cerrar el congreso espurio, abolir las normas legales restrictivas vigentes que impiden que el pueblo decida su futuro en las ánforas, derogar la Constitución dictatorial de los 90 y poner fin al “modelo” Neo Liberal que atenaza nuestra economía y nos ata al capital financiero.
Esta es –entendámoslo claramente- una expresión gráfica de la lucha de clases: la burguesía ha fracasado como sistema de dominación y el país requiere una solución de largo aliento en cuya base los trabajadores jueguen el rol fundamental.
Gustavo Espinoza M. Colectivo de dirección de Nuestra Bandera

Crisis de derechos humanos y el fraude electoral

Honduras
Rel-UITA


Sabotaje contra radio independiente es solamente la punta del iceberg


El 10 de diciembre, desconocidos derribaron la antena de transmisión de Radio Progreso, ubicada en las afueras de Tegucigalpa. El ataque contra una de las pocas voces que han denunciado el fraude electoral perpetrado para reelegir al actual mandatario, es parte de la grave crisis de derechos humanos que embiste a Honduras.

Tras el atentado, miembros del equipo de Radio Progreso[1] informaron que la programación de la emisora en la capital fue abruptamente interrumpida y que aún no se ha podido reestablecer.

Aseguraron también que no se trataría de un episodio aislado, sino parte de una campaña de presión y hostigamiento por el papel que la radio ha jugado en denunciar el fraude electoral y la represión contra el pueblo movilizado a nivel nacional.

A ese propósito, la radio ha recibido más de una señal inquietante acerca de una posible revocación de la frecuencia de parte de las autoridades de telecomunicación.

El padre jesuita Ismael Moreno Coto, director de Radio Progreso, responsabilizó al actual mandatario y candidato presidencial Juan Orlando Hernández y a su grupo de ser culpables directos del sabotaje.

“Ya comprobamos que no se ha tratado de una acción del clima o los vientos. Tenemos datos precisos que lo que sostiene la torre fue desatornillado previamente, lo que hizo que la antena se partiera en tres pedazos.

Hubo manos externas, manos criminales, que procedieron a crear las condiciones para que la torre se cayera”, dijo Moreno durante una entrevista a la radio.

Crisis de derechos humanos
Enrumbados hacia la dictadura


Para Bertha Oliva, miembro de la Convergencia contra el Continuismo, este nuevo acto de violencia manda una señal muy preocupante para el futuro del país.

“El sabotaje contra Radio Progreso violenta el derecho de la población a informarse y representa un vil ataque a la libertad de expresión. Un pueblo desinformado queda más expuesto a la manipulación”, dijo Oliva.

“El burdo fraude electoral del 26 de noviembre está generando la peor crisis de derechos humanos de las últimas décadas. Lo que se pretende ahora es fortalecer la dictadura”, agregó.

Pese a la grave situación, la población sigue movilizada y no ha dejado de reclamar. Este 15 de diciembre, miles de hondureños y hondureñas volvieron a abarrotar las calles del país. El Paro Nacional contra el fraude electoral fue un éxito y hubo tomas de carreteras a nivel nacional.

Una vez más la respuesta ha sido violenta.

De acuerdo con el informe presentado recientemente por el Cofadeh, a la fecha se han realizado más de 120 manifestaciones, muchas de las cuales han sido reprimidas violentamente.

Entre el 30 de noviembre y el 6 de diciembre, 14 personas han perdido la vida en forma violenta durante la represión de las protestas, 51 han resultado heridas -siete de ellas muy graves- y 844 personas han sido detenidas.

De los 14 fallecidos, 12 son manifestantes ejecutados por miembros de la Policía Militar de Orden Público (PMOP) que está usando tácticas de guerra para atacar a la población civil, y dos son policías preventivos caídos en enfrentamiento con supuestos delincuentes.

La inmensa mayoría de casos de represión y violencia se dieron durante el ‘toque de queda’ y la suspensión de garantías constitucionales decretada por el gobierno.

Bertha Oliva dijo a La Rel que la situación empeora con el pasar de los días.

“Ya nos ha reportado que hay 17 muertos y más de 70 heridos. Hay una consolidación de la dictadura. La única posibilidad que tenemos es que la población siga en las calles, exigiendo justicia”, manifestó la defensora de derechos humanos.

Mientras tanto, la Alianza de Oposición impugnó los escrutinios del 26 de noviembre y presentó un recurso de nulidad de los comicios.

“Nos robaron más de 200 mil votos. Los magistrados (del TSE) saben que este proceso es totalmente fallido, es un proceso donde hay robos por todos lados.

Llamo a la OEA, a la embajada de Estados Unidos y a la Unión Europea a que no avalen estos resultados, a que recapaciten, porque probablemente los han engañado”, dijo Salvador Nasralla, candidato de la Alianza.

Nota:

[1] http://radioprogresohn.net/  

Fuente: Rel-UITA

Generaciones sin memoria

IlkaOliva Corado

Lo que está sucediendo en L
atinoamérica en estos momentos, debería ser de vital importancia para las generaciones de la desmemoria. Todo aquel que tenga de 40 años para abajo, considérese parte de la generación de la desmemoria.
Todo aquel que nació en época de las dictaduras o post dictaduras ha sido inyectado con el gen de la ignorancia y la desmemoria colectiva. Pertenecemos a la generación de la negación. Somos producto de un plan cimentado con esa finalidad: crear generaciones vencidas, chambonas, ineptas, ególatras, consumistas e insensibles. Unos peleles en toda la extensión de la palabra.

Nos distraen con lo burdo, porque somos incapaces de pensar, de preguntarnos, de dudar, de desmenuzar conceptos o definiciones que nos fueron impuestos sistemáticamente. Incapaces de formular nuestro propio criterio y peor aún, incompetentes para debatir y totalmente apáticos como para tomar acción. Somos las generaciones perfectas para un sistema mutilador, patriarcal, misógino y capitalista. Que nos aplasta todos los días porque somos incapaces de levantar la cabeza, nacimos viendo hacia abajo y no nos atrevemos a preguntar qué pasaría si levantamos la vista, enderezamos la espalda y caminamos de frente. Si levantamos la voz y despertamos de la modorra para convertirnos en entes de cambio.
Generaciones que niegan su raíz, su origen, que se atreven a apuñalar por la espalda, que sueñan con ser de otro lugar, que sueñan con lo que el capitalismo les dijo que es la vida: llenarse de cosas materiales, aunque las deban, vivir de apariencias, aplastar a quien sea con tal de escalar y ser reconocido (por otro igual o peor) porque lo importante es el escaparate y no la esencia, no lo humano, no la solidaridad. Porque lo importante es todo aquello que se pueda obtener con dinero, con traiciones y poder.
¿Son rescatables estas generaciones vencidas? Sí. Contra todo pronóstico, sí lo son. El ser humano tiene la capacidad de reivindicarse, de cambiar el camino las veces que desee, de volver a iniciar las veces que sean necesarias.
Para que estas generaciones encuentren el camino es necesario que los mayores sean candil, que sean quienes enciendan la mecha, los que bombardeen con preguntas al aire, los que reten, sean los que impulsen, los que les hablen de la otra verdad, de la verdad que oculta el sistema, de la verdad que oculta la impunidad, de la verdad que fue inventada para mantener sedadas e ignorantes a las generaciones de la desmemoria. Con esto ellas solas encontrarán su propio camino, pero necesitan quién las provoque.
Quién les diga en dónde están paradas y por qué, sabiéndolo ellas solas buscarán su lugar en la historia. Estas generaciones necesitan saber que están vendadas, que la verdad les ha sido vedada, que son el resultado de un producto estructural que corresponde a intereses de las oligarquías y los injerencistas es decir; intereses del imperialismo contra una Latinoamérica que no se da por vencida.
Es obligación de las generaciones de la desmemoria, tener sed, alimentarse de preguntas, de dudas, de análisis propios y en colectivo. Es su obligación, buscar información por sí mismas, seguir a pesar del cansancio, no darse por vencidas: insistir, insistir, insistir, hasta que reviente la estructura patriarcal, clasista, racista, misógina, homofóbica y colonial que nos han impuesto. Hasta que despierte la sensibilidad y tengamos la capacidad de observar y percibir con nuestros cinco sentidos la injusticia de un sistema que nos oprime, ¡y hacer algo para erradicarlo!
Porque de nada sirve saber si no se hace nada por cambiar lo que nos ha vuelto objetos de consumo. Y lo que nos hace odiarnos unos con otros, y sentir vergüenza de nuestros orígenes. Y negar nuestra herencia ancestral soñando con ser de otro lugar y solapando a quien nos irrespeta, nos golpea, nos tortura, nos asesina y nos desaparece.
Las generaciones de la desmemoria son rescatables y si saben que están vedadas, si hay un catalizador que las impulse, sabrán encontrar el camino hacia la libertad de los pueblos.
Ahora las preguntas son: ¿quién quiere ser catalizador aunque esté cansado de luchar y esté desmoralizado y lo haya dado todo? ¿Quién quiere buscar el camino a la libertad, con la humildad de quien desconoce y quiere aprender, para pasar de la pasividad a la acción sabiendo lo que pondrá en riesgo?
Si usted va a compartir este texto en otro portal o red social, por favor colocar la fuente de información URL: https://cronicasdeunainquilina.com/2017/12/11/generaciones-sin-memoria/
Ilka Oliva Corado @ilkaolivacorado contacto@cronicasdeunainquilina.com

11 de diciembre de 2017, Estados Unidos.

Anatomía Ideológica de Disney Fases superiores de la ofensiva alienante


Fernando Buen Abad Domínguez
Rebelión/Universidad de la Filosofía

Hace rato que Disney se consolidó como una de nuestras más grandes derrotas ideológicas en la política, la ética y la estética. Como con otras muchas mercancías hiperventiladas publicitariamente, un “público” masivo y mundial decidió sepultar toda razón critica frente al discurso Disney y le cedió territorios nodales haciéndolo carne de sus ilusiones y de sus afectos. Los hijos como primeras víctimas. Hasta los más recalcitrantes socialdemócratas visten a sus niñas de princesitas. Y hay que oír las, no poco irresponsables, justificaciones.   

Hoy el imperio Disney ha dado pasos enormes en su aventura monopolizadora del reino mediático global. Anuncia la prensa monopólica, también, (como si fuese un logro moral) la compra que Disney hace de un porcentaje de acciones a la empresa Fox: “La compra por parte de Disney de la división de entretenimiento de Fox por US$52.400 millones vaticina un sacudón en el mundo del consumo digital y audiovisual.” Pero no todo es dinero para estos “hombres de negocios”. Ya lo decían Ariel Dorfman y Armand Mattelart (1972) históricos analistas de Disney.

En el epicentro del problema que esto implica para la humanidad, no sólo esta el protagonismo descontrolado del imperio económico anglosajón-israelí sobre los medios de comunicación y cultura planetarios; no sólo está el peligro de la uniformación de los gustos y de los consumos; no sólo está la cancelación de la diversidad y de la libertad de expresión de los pueblos… está el colonialismo de la mentalidad belicista empeñado en convencernos de aceptar la industria de las guerras como un hecho natural y darwiniano ante cual sólo nos queda resignarnos, consumir y aplaudirles.

Y para que lo aceptemos mansamente, es decir consumidoramente, ellos cuentan con sus noticieros, sus películas, sus series televisivas, sus héroes, sus dibujos animados y sus valores mercantiles farandulizados. Y también cuentan con las fiestas, los disfraces, la música, las canciones y la navidad. Han infiltrado la propaganda sus bastiones ideológicos con personajes emblemáticos hasta en las cunas de los bebes. Dominación amplísima de los territorios simbólicos. “Esta adquisición que antes habría sido impensable promete transformar Hollywood y Silicon Valley. Es el contraataque más grande de una compañía de medios tradicional en contra de los gigantes tecnológicos que se han metido de forma agresiva en el negocio del entretenimiento", señaló en un análisis el diario The New York Times…Ahora Disney tiene suficiente músculo para convertirse en un verdadero competidor de Netflix, Apple, Amazon, Google y Facebook en el mundo de acelerado crecimiento del video en línea.[1]

El papel de Disney en la historia del belicismo mundial no es nuevo ni es ingenuo. Jugó el rol de una agencia de propaganda que fue capaz de seducir a “chicos y grandes” con los néctares de una cursilería facilona, un razonamiento mercantilista “linealizado” al máximo y una moral maniquea que se adueño del reino del “bien” mientras de adueñaba de los avances tecnológicos y comunicacionales de su tiempo.  “En cuanto a la Disney, su participación de este proyecto durante la guerra se tradujo en ganancias económicas y obviamente en una consolidación empresarial, pero sobre todo en algo del todo impagable: en la asociación de la marca Disney (y de Mickey Mouse  por extensión) al espíritu americano de libertad dentro del imaginario colectivo de la población de la época, pero que de hecho, llega hasta nuestros días.”[2]

En su base ideológica Disney contiene todos los ingredientes nazi-fascistas que se han “modernizado” en el curso de los años recientes. Se hacen evidentes no sólo en sus discursos explícitos sino en el alma misma de sus modelos organizacionales como empresas monopólicas trasnacionales. La gran emboscada radica en deslizar como inocentes las manías burguesas más insoportables. Desde el Tío Rico hasta la más infernal andanada de procacidades mercantiles y estereotipos conductuales que se despliegan contra niños, adolecentes y adultos bajo el manto sagrado de Disney. Y entonces se le “perdona” todo, incluso que sea uno de los aparatos de concentración mediática más grandes y más peligrosos del planeta. ¿Cómo puede ser tan maligno un consorcio que fabrica y vende personajes tan “angelicales” y “tiernos”? Se preguntarán algunos.

Una de las armas de guerra ideológica más poderosas actualmente es la industria mediática. El 96% de los medios de comunicación del mundo, están bajo el control de seis compañías. Bajo la dirección de Robert A. Iger, empresario estadounidense de origen judío, director de Disney desde el año 2000 ha radicado en su habilidad comercial y estratégica en un mundo en el que las guerras son un gran negocios, en leer los contextos para insertar sus productos, valores, ideologías y sensaciones de “seguridad y bienestar” tan necesarias para que la burguesa invierta tranquilamente sus ahorros en destruir o reprimir a la competencia comercial o a sus enemigos de clase. Para eso sirve el potencial propagandístico inmenso capaz de operar lavados de cerebro masivos utilizando todo tipo de inventos de guerra psicológica. La lista los dueños de semejante armamento ideológico es: Sumner Redstone (Murray Rothstein, Viacom, MTV), Robert Iger (Disney), Roger Ailes (Fox), Stanley Gold (Shamrock ABC/Disney), Barry Meyer (Warner Bross.), Michael Eisner (Disney),Edward Adler (Time Warner), Danny Goldberg-David Geffen (Dreamworks, Elektra/Asylum Records), Jeffrey Katzenberg (Dreamworks, Disney),  Jean-Bernard Levy (Vivendi, Francia), Joe Roth, Steven Spielberg, Ron Meyer, Mark Zuckerberg (Facebook), Mortimer Zuckerman, Leslie Moonves (CBS).

Pero hacer retratos del poder colonizador es apenas una parte muy básica. Hace falta delinear el qué hacer. Tomar recaudos y disponerse a crear las fuentes culturales y comunicacionales transformadoras sin imitar los formatos hegemónicos, sin rendir pleitesía a sus modos alienantes, si repetir sus vicios. Hace falta claridad política y decisión organizada, hace falta que las luchas todas, pongan en sus agendas la batalla de las ideas y la batalla comunicacional en un escenario de disputa simbólica en el que nos va la identidad, nos va la palabra, nos va la vida. Nada menos.  

El fracaso de la OMC en Buenos Aires destapó la seria crisis


Alainet